En Catalunya

Los progenitores sospechosos de maltrato no podrán visitar a sus hijos

  • En los casos de separación y divorcio, el juez podrá acordar de forma excepcional un régimen de encuentros en interés del menor

Los progenitores sospechosos de maltrato no podrán visitar a sus hijos
3
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

Los padres con "indicios fundamentados" de que hayan cometido actos de violencia familiar o machista tendrán prohibida las estancias, visitas y comunicación con sus hijos, según el decreto ley aprobado este martes por el Gobierno catalán para proteger la vida y la seguridad de los niños en los casos de violencia vicaria. El Ejecutivo catalán modifican, de esta manera, los artículos del Código civil catalán sobre la guarda de los menores. La reforma anunciada por la 'consellera' de Justícia, Lourdes Ciuró será de aplicación inmediata para los tribunales de justicia y de "obligado cumplimiento". Hasta ahora solo era valoración del juez acordarlo o no. El objetivo es disminuir las cifras de menores que mueren en manos de sus padres. Este año se han registrado en España cinco víctimas, una de ellas en Catalunya.

La nueva normativa también veta las visitas y relaciones con los hijos para el progenitor que se encuentre en un proceso penal por atentar contra la vida, la integridad física o moral, la libertad o indemnidad sexual de la pareja o expareja o de los niños, así como en los casos en que éste esté en prisión por estos delitos. En los procesos civiles de separación y divorcio, el juez puede acordar de forma excepcional un régimen de estancias o comunicaciones en interés del niño, siempre que éste haya sido previamente escuchado.

Aunque el Código civil catalán ya excluía de la guarda de los hijos al progenitor contra el que existe una sentencia firme y cuando existen indicios fundamentados de violencia familiar o machista, no se recogía la obligación expresa hacia el juez por lo que se refiere a las estancias de los hijos con el maltratador. Por tanto, en situaciones de violencia familiar o machista, este veto era hasta ahora solo una posibilidad que podía valorar o no el juez. Asimismo, debe tenerse en cuenta que los tribunales habitualmente priorizam que las relaciones entre padres e hijos no se rompan, incluso en casos de malos tratos.

Consentimiento para la atención psicológica

Otro de los aspectos que trata el decreto ley es la atención y asistencia psicológica de los menores. En estos supuestos, no será necesario el consentimiento del progenitor contra el que se sigue un procedimiento penal por maltrato. Tampoco hará falta este permiso cuando se haya dictado sentencia y mientras no se extinga la responsabilidad penal.

Aunque no se haya formulado denuncia previa, tampoco el consentimiento será obligatorio cuando la madre reciba asistencia, acreditada por los servicios de atención para mujeres que sufren violencia machista. La asistencia psicológica a los hijos mayores de dieciséis años requiere su consentimiento.

La violencia vicaria está considerada como la máxima expresión de violencia hacia los hijos. El fin del agresor es provocar un daño psicológico a la madre. Aunque la vicaria es un tipo de violencia machista, el decreto ley también recoge la violencia familiar a la hora de prohibir o suspender las comunicaciones y estancias del progenitor violento con sus hijos.

Cifras que crecen año tras año

Noticias relacionadas

El número de criaturas víctimas de la violencia vicaria crece año tras año. Así, en el conjunto del Estado, un total de 5 menores han muerto este año 2021 en manos de sus progenitores, 1 de ellos en Catalunya. Este hecho suele ocurrir cuando la pareja se ha disuelto o está separada y durante el régimen de estancias con el progenitor que no tiene la guarda.

La mayoría de muertes de niños por violencia vicaria se producen durante las estancias con el padre. Así, de las 47.000 órdenes de protección a la mujer que se otorgaron en 2019 en España, sólo en un 3 % se suspendieron las visitas entre niños y progenitores. Estos datos, procedentes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), confirman que en la mayoría de los casos no se suspendió el régimen de visitas con los progenitores violentos. "La violencia vicaria es una de las formas más crueles de la violencia machista", aseguró la 'consellera' Ciuró. "El objetivo con el decreto ley es proteger al máximo la vida de los menores", precisó.