Europa se blinda a la nueva variante del covid

Los Veintisiete acuerdan la suspensión de los vuelos de siete países de Africa

Un grupo de gente hace cola en un bus de vacunación contra el coronavirus, en Viena.

Un grupo de gente hace cola en un bus de vacunación contra el coronavirus, en Viena. / REUTERS / LEONHARD FOEGER

6
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

La aparición de una nueva variante de covid19 en Sudáfrica, la B.1.1.529 bautizada como 'Nu', que podría ser mucho más contagiosa que la Delta, ha hecho saltar de nuevo todas las alarmas en Europa. Con la situación epidemiológica descontrolada en muchos Estados miembros y el número de contagios al alza, los Veintisiete han acordado este viernes activar el “freno de emergencia” que permite imponer prohibiciones de viaje temporales cuando la situación epidemiológica en un país tercero es considerada preocupante. Las restricciones, destinadas a blindar a la UE de la variante 'O,micrón' afectarán a siete países: Botswana, Eswatini, Lesoto, Mozambique, Namibia, Sudáfrica y Zimbabue.

“Los participantes están de acuerdo en la necesidad de que los Estados miembros activen el freno de emergencia e impongan urgentemente restricciones temporales a todos los viajes a la Unión Europea desde los países de la región del sur de Africa, incluida la suspensión de los vuelos de pasajeros de los países afectados. Se pide a los Estados miembros que desalienten los viajes a estos países”, señala el acuerdo alcanzado por los 27 embajadores de la UE consultado por El Periódico.

La recomendación, que no es vinculante pero cuyo objetivo es evitar que cada país aplique medidas por su cuenta, también hace un llamamiento a los gobiernos europeos a que realicen test y apliquen cuarentenas a todos los europeos que regresen de la región. El objetivo de estas medidas es garantizar la trazabilidad de los contactos y reforzar la vigilancia genómica de forma que las autoridades sanitarias puedan realizar una “detección temprana” y vigilar la propagación de la nueva variante en el continente europeo.

Propuesta de Bruselas

La decisión se produce tras la propuesta realizada este mismo viernes por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en el marco de una reunión de urgencia del dispositivo de respuesta política integrada de crisis (IPCR) de la UE. Bruselas considera que "todos los viajes hacia estos países deberían suspenderse hasta que tengamos un entendimiento claro sobre el peligro que plantea esta nueva variante" y que "todos los viajeros que regresen de la región deben respetar una cuarentena estricta". 

Según la alemana, Bruselas se toma "muy en serio" la nueva amenaza. “Sabemos que las mutaciones podrían conducir a la aparición y propagación de variantes aún más preocupantes del virus, que podrían extenderse por todo el mundo en unos pocos meses”, ha dicho en una declaración previa sin preguntas de la prensa. Por eso, ha reclamado una respuesta "rápida, eficaz y unida”. Para empezar, impulsando la vacunación, pero sin olvidar el resto de medidas de prevención como el uso de mascarillas, el lavado de manos y la distancia social. Todo esto permitirá ganar tiempo para ralentizar la propagación del virus y aumentar la vacunación. Von der Leyen ha recordado a los laboratorios que los contratos de las vacunas firmados con la UE incluyen disposiciones que les obligan a adaptar los sueros a las nuevas variantes.

Varios países de la UE no han esperado a la reunión de los Veintisiete para anunciar medidas. Es el caso de España que suspenderá los vuelos con Sudáfrica y Botsuana a partir del martes, según ha anunciado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, siguiendo los pasos de Alemania, Italia, Francia, República Checa, Países Bajos, Austria y Croacia. El Gobierno holandés ha sido uno de los primeros en anunciar restricciones para los vuelos procedentes de Botswana, Eswatini, Lesoto, Namibia, Zimbabue y Sudáfrica para “evitar la introducción de una nueva variante que podría ser más contagiosa”, según ha explicado el ministro Hugo de Jong. Los pasajeros en tránsito y cuyos vuelos están todavía en ruta tendrán que realizar un test PCR a su llegada al aeropuerto de Schiphol, en Amsterdam, y posteriormente serán puestos en cuarentena. 

Alemania, por su parte, solo autorizará el regreso al país desde el sur de África de los residentes alemanas que, independientemente de si están vacunados o no contra el covid19, tendrán que someterse a una cuarentena de 14 días nada más llegar. “Hay que mantener la prudencia al regresar al país. La nueva variante B11529 nos preocupa y actuamos de manera productiva y en una fase precoz. La ultima cosa que nos falta ahora sería una nueva variante que causaría más problemas”, ha dicho el ministro de sanidad alemán, Jens Spahn.

El mismo argumento de “prudencia” ha llevado al ministro de sanidad italiano, Roberto Speranza, a prohibir la llegada de pasajeros que hayan estado en los últimos 14 días en alguno de estos seis países africanos: Sudáfrica, Botswana, Zimbabwe, Mozambique, Namibia, Lesotho y Ewuatini. “Nuestros científicos están trabajando para estudiar la nueva variante. Mientras tanto, seguiremos en el camino de la máxima precaución”, ha dicho en un comunicado. Otro país que también ha anunciado su intención de blindarse es Bélgica. Según ha anunciado el primer ministro, Alexander de Croo, todos los residentes belgas que regresen de la zona tendrán que hacer una cuarentena de 10 días mientras que los no residentes no podrán entrar en territorio belga.

Primer caso en Bélgica

Los países europeos no son los únicos que han comenzado a adoptar restricciones. Reino Unido ya ha incluido a seis países del sur del continente africano (Sudáfrica, Botswana, Lesoto, Esatini, Zimbabue y Namibia) en su lista roja de países de riesgo y ha prohibido los vuelos directos para prevenir la expansión de la nueva variante. Todos los pasajeros que regresen de estos países desde el domingo a las 4 horas estarán obligados a reservar y pagarse un hotel, de una lista provista por las autoridades británicas, y hacer una cuarentena de 10 días.

Noticias relacionadas

En el caso de los nacionales británicos que regresen entre este viernes y el domingo y que hayan estado en los citados países los últimos diez días tendrán que hacer la cuarentena en casa y hacer dos test PCR en el segundo y octavo día. Otros países que han anunciado medidas similares son Singapur o Israel que este viernes ha detectado el primer caso de la variante B.1.1.529 en su territorio en una persona procedente de Malawi y en otras dos personas que han regresado del extranjero.

También han sido detectados casos en Hong Kong, Botswana y uno en Bélgica. Según ha confirmado el Gobierno belga, el caso corresponde a una mujer joven, en la treintena, que ni está no vacunada ni había pasado hasta ahora el covid19, y que habría desarrollado los síntomas de la enfermedad, similares a una gripe, 11 días después de regresar de un viaje a Egipto vía Turquía. La joven no habría señalado ninguna relación con Sudáfrica u otros países vecinos ni habría tenido contacto con otras personas fuera de su hogar.