Falta de lluvia

Declarada la alerta por sequía en todos los municipios del Alt Empordà

La ACA aplica restricciones a un máximo de 250 litros por habitante y día

Hay reducciones de consumo en los usos agrícolas, ganaderos, industriales y lúdicos

El río Muga.

El río Muga. / CONXI MOLONS

3
Se lee en minutos
Carme Vilà

La Agència Catalana de l'Aigua (ACA) ha declarado la alerta por sequía en los 22 municipios del Alt Empordà. Se ha comunicado a las poblaciones que se tienen que aplicar restricciones. Entre otros, se limita el abastecimiento a un máximo de 250 litros por habitante y día; limitaciones en riegos y jardines o la prohibición del uso del agua para limpieza de jardines o fuentes ornamentales.

Las poblaciones que se abastecen del pantano de Darnius-Boadella, que está al 38% de su capacidad, tienen garantizado el abastecimiento doméstico un año.

Las poblaciones afectadas por la alerta son: Agullana, l'Armentera, Capmany, Espolla, Garriguella, la Jonquera, Masarac, Mollet de Peralada, Palau-saverdera, Pau, Pedret i Marzà, Peralada, Sant Climent Sescebes, Sant Miquel de Fluvià, Sant Mori, Sant Pere Pescador, Torroella de Fluvià, Ventalló, Vilabertran, Viladamat, Vilajuïga y Vilamacolum.

Por debajo de los 16 metros

Se abastecen del acuífero del Fluvià Muga que por la falta de lluvias de los últimos meses, cuenta con unas reservas de agua que están por debajo de los 16 metros sobre el nivel del mar (concretamente hoy se sitúa alrededor de los 15,4 metros). A pesar de que esta no es la cota más baja a la que ha llegado el acuífero (en el 2009 estuvo a un nivel de 14,5 metros), el ACA ha informado que se ha declarado el estado lo alerta, tal como establece el Plan de Sequía, con el objetivo de anticiparse a un episodio de sequía extrema y fijar medidas para retardar el descenso de reservas de esta masa de agua subterránea.

El acuífero abastece una parte importante de la comarca.

Restricciones

Con la entrada en alerta de esta unidad de explotación, se aplican las primeras limitaciones y restricciones a los diferentes usos que se alcanzan de las redes de agua potable. En relación con los usos urbanos, existen dos tipos de afectaciones: en primer lugar, limitaciones particulares para determinados usos urbanos como son las limitaciones en el riego de jardines y zonas verdes, la prohibición de llenado de fondos ornamentales, la limpieza de calles, la limitación para llenar pisicinas. En segundo, limitación del consumo global de agua por abastecimiento a un máximo de 250 litros por habitante y día.

Todos aquellos municipios que, una vez aplicadas las limitaciones particulares, presenten dotaciones en alta superiores a esta, tendrán que tomar medidas adicionales para garantizar que no se supera este umbral, ha informado la ACA.

Las empresas operadoras tendrán que comunicar a la ACA, con carácter mensual o trimestral (en función de su volumen), los datos de volúmenes suministrados en cada municipio y los volúmenes captados.

Reducciones en función del tipo

El resto de usos tendrán que reducir sus consumos en función del tipo:

Riego agrícola: 25%.

Usos ganaderos: 10%.

Usos industriales: 5%.

Usos recreativos que impliquen el riego: 30%.

Otros usos recreativos: 5%.

Plan de Sequía

El Plan de Sequía establece también medidas de coordinación entre las aportaciones del acuífero y las de la red supramunicipal del Consorci d'Aigües Costa Brava-Girona. Mientras dure la situación de alerta, los municipios que disponen de una conexión a este sistema reducirán sus extracciones del acuífero, de acuerdo con las consignas establecidas en el Plan, e incrementarán el consumo de agua proveniente del Consorcio de Aigües Costa Brava Girona, y también de la Mancomunidad de Aigües de Garriguella, Vilajuïga, Pau y Palau-saverdera.

En relación con los municipios que dependen del embalse de Darnius Boadella, que actualmente está al 38% de su capacidad, estos tienen garantizado el abastecimiento doméstico para el periodo de un año. Si no se producen lluvias en los meses próximos, con las reservas actuales no se podrán garantizar las necesidades de riego para la campaña del verano de 2022.

Gestión de la escasez

El Plan de Sequía, aprobado por el Govern de la Generalitat el 8 de enero de 2020, es la herramienta que hará posible mejorar la gestión de los episodios de escasez de agua a las cuencas internas de Catalunya.

El Plan de Sequía, en los escenarios de normalidad y prealerta se llevan a cabo medidas de previsión y gestión, además de intensificar el seguimiento y compilación de información de los usuarios, además de potenciar la activación de los recursos no convencionales.

Noticias relacionadas

En cuanto a los escenarios de alerta, excepcionalidad y emergencia, ya se contemplan medidas para disminuir el uso del agua, como la reducción de desembalses, la prohibición de determinados usos en zonas urbanas y, finalmente, restricciones en todos los usos (solo en la fase de emergencia).