Esperaba la extradición

Un juez investiga la muerte de McAfee en la cárcel de Brians

John McAfee, libre por las calles de Miami.

John McAfee, libre por las calles de Miami. / AP

  • Rusia alimenta la posibilidad de que no se trate de un suicidio y el abogado del empresario pedirá las grabaciones de las cámaras de seguridad

  • John McAfee: así ha sido la vida del creador del famoso programa antivirus informático

4
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +
Juan José Fernández

Un juzgado de Martorell ha abierto una investigación para aclarar la muerte de John McAfee, de 75 años y creador del famoso programa antivirus, que fue hallado muerto en la celda que ocupaba en el módulo 1 del centro penitenciario de Brians 2, en Sant Esteve de Sesrovires (Baix Llobregat). El juez está pendiente del resultado de la autopsia y de las pruebas toxicológicas que se practicarán. Los investigadores apuntan al suicidio, aunque Rusia ha puesto más leña al fuego y un portavoz del Gobierno sugirió que el empresario pudo no haberse quitado la vida, a la vez que instó a esclarecer “el misterio”.

El abogado del empresario pedirá, a través de un colega en Barcelona, la grabación de las cámaras de seguridad de la prisión, aunque estas únicamente captan imágenes del pasillo, donde están instaladas. De esta manera, se podrá esclarecer si alguien entró o no en la celda mientras McAfee estaba solo. Horas antes de su fallecimiento, había recibido la notificación por parte de la Audiencia Nacional de que le concedía la extradición a Estados Unidos, según fuentes penitenciarias.

Esta decisión judicial se podría recurrir. En contra de la tesis de la defensa, el tribunal descartó que hubiera indicios de “persecución motivada por cuestiones políticas, de ideología o simulares”, dado que, “más allá de las alegaciones verbales” del empresario, no se aportó “indicio alguno revelador” de que pudiera estar sometido a ella. En la vista de extradición, McAfee, que estaba inmerso en un segundo proceso de extradición, declaró que decidió meterse en política y que participó en las primarias del Partido Libertario, “un partido político radical y muy minoritario”, según sus propias palabras, en el que ni siquiera fue elegido candidato. La Audiencia Nacional determinó que no se ha probado que su “activismo político o de cualquier clase haya sido reprimido”, ni que éste “suponga algún tipo de peligro para los intereses de Estados Unidos”.

La teoría rusa se basa en un tuit publicado por el empresario el 15 de octubre del 2020, poco después de su arresto en España. “Estoy muy contento aquí. Tengo amigos”, reza su mensaje. “Sabed que si muero ahorcado, como (Jeffrey) Epstein, no será mi culpa”. La principal portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, ha compartido ese tuit en su cuenta de Telegram, donde ha recordado que McAfee fue hallado muerto en su celda después de que la Audiencia Nacional diese luz verde a su extradición a Estados Unidos, donde le esperaba un juicio con altas peticiones de cárcel por supuesta evasión de impuestos, al ocultar elevados ingresos entre 2016 y 2018.

El informático ingresó en la cárcel de Brians el 4 de octubre de 2020, tras ser arrestado en el aeropuerto de El Prat cuando intentaba volar a Turquía.

Sus últimas horas de vida

McAfee convivía habitualmente con otro recluso. Sin embargo, a las 16 horas del miércoles había pedido lo que en esa prisión se denomina “subida voluntaria”, que una es autorización para estar recogido en su celda, en vez de andar por el patio o hacer alguna actividad. Dos horas y cuarto después, los funcionarios le fueron a buscar para conducirlo al patio del centro. Fue entonces cuando se lo encontraron muerto. Los empleados de la cárcel no eran conocedores de que el informático pasara por una situación de presión por parte de otros internos y, por lo tanto, no estaba sometido a un seguimiento especial, ni a una vigilancia estrecha para evitar su suicidio. Era un reo que no daba problemas y llevaba una vida normal.

Noticias relacionadas

Su abogado en Estados Unidos, Niskay K. Sanan, tras conocerse la noticia, emitió un comunicado en que mostraba su pesar por lo sucedido, a la vez que recordó: “John fue y siempre será recordado como un luchador. Intentó amar este país, pero el Gobierno de EEUU hizo su existencia imposible. Trataron de borrarlo pero fracasaron", informa Idoya Noain. En algunos tuits, McAfee reflejaba su impresión de la prisión: “Hay mucho dolor en la cárcel, disfrazado de hostilidad. El dolor es claramente visible, incluso en los rostros más enojados. Soy viejo y me contento con la comida y la cama, pero para los jóvenes la prisión es un horror”.

El empresario tenía dos procesos pendientes en Estados Unidos. El primero, por el que la Audiencia Nacional decidió el miércoles su extradición, era por no pagar impuestos entre 2014 y 2018 en Tennessee y ocultación de bienes. El segundo, de la SEC (Securities and Exchange Comission), por una supuesta trama "pump and dump" (una manipulación para subir el precio de algo con declaraciones falsas) con el que hizo 23 millones de dólares en criptomonedas (por eso mismo también enfrentaba un caso federal por lo civil). Sobre este último caso, McAfee escribió el pasado 16 de junio este mensaje: " Estados Unidos cree que he escondido crypto. Hubiera deseado hacerlo pero se disolvió a través de muchas manos del Equipo McAfee (no es necesario que lo crean). Todos mis activos restantes están incautados. Mis amigos se ha evaporado por miedo a la asociación. No tengo nada. No me arrepiento de nada".