Desaparición

Cronología de la desaparición de las niñas de Tenerife

Cronología de la desaparición de las niñas de Tenerife
Se lee en minutos
El Periódico

“No las vas a volver a ver, ni a ellas ni a mí”. Estas fueron las últimas palabras que Tomás Gimeno pronunció a su ex mujer Beatriz por teléfono refiriéndose a Anna y Olivia, las hijas de ambos. Desde la desaparición de las menores y su progenitor, la investigación para esclarecer su paradero no ha cesado. Esta es la cronología de un suceso que ha terminado con la aparición de uno de los cuerpos en el mar.

27 de abril

Tomás Gimeno recoge a las menores Anna y Olivia que se encontraban junto a su madre, Beatriz Zimmerman. El padre se compromete a devolverlas con su progenitora a las 21 horas. La madre empieza a inquietarse cuando se cumple la hora y las niñas no llegan a casa. Realiza una primera llamada al padre que se disculpa diciendo que salió a cenar con la niñas y que las llevará más tarde. A las 22 horas, la madre vuelve a llamar y en ese momento, Tomas Gimeno le dice: "No vas a volver a a ver a la niñas jamás". La madre acude a la Guardia Civil para denunciar la desaparición.

29 de abril

  • Se abren diligencias por presunto secuestro de las menores.

  • Aparecen los primeros datos sobre la última vez que se vio a Tomás Gimeno en el Puerto Deportivo Marina Tenerife para subir a una embarcación.

  • Las cámaras de seguridad del puerto confirman que Tomás estuvo en el puerto sobre las 21:30 horas. Descargó bolsos y maletas en el interior del barco en solitario. Más tarde, abandonó el puerto al que regresó más tarde para comprar un cargador móvil. Volvió a zarpar sobre las 00:30 horas. Antes había hablado con el vigilante.

  • Los investigadores encuentran a la deriva la embarcación en la que zarpó Tomás y una silla de bebé perteneciente a Anna, la menor de las niñas. Se comienza a rastrear bajo del agua.

30 de abril

  • La Guardia Civil amplía la búsqueda mientras se rastrean los movimientos bancarios de Tomás Gimeno.

  • Ese mismo día se confirma el hallazgo de restos de sangre en el interior de la embarcación que apareció a la deriva.

  • La benemérita acude también a registrar la vivienda y una finca del padre de las niñas, donde presuntamente estuvo jugando con ellas la misma tarde de la desaparición.

1 de mayo

  • El juzgado de primera instancia e instrucción número 3 de Güímar dicta una orden de búsqueda internacional del padre y sus dos hijas.

  • Durante el día se van sumando nuevos agentes especializados en casos más complicados.

2 de mayo

  • La madre de las menores lanza su primer mensaje en el que muestra su convicción de que Anna y Olivia "están bien": "Mi mensaje es que manden mucha luz y amor a las niñas, que estoy segura de que están bien. Que no miren las noticias alimentando la mala energía. Que todo el mundo piense que las niñas son una bonita luz, que están protegidas y que, en cuanto menos lo esperemos, estarán jugando y corriendo felices".

  • Se realiza un nuevo registro en el domicilio de Tomás Gimeno para reconstruir los últimos movimientos.

3 de mayo

  • Los análisis llevados a cabo en Madrid confirman que la sangre hallada en el barco de Tomás Gimeno pertenece al propio padre de las menores. Mientras tanto, las autoridades aseguran que todas las hipótesis siguen abiertas.

4 de mayo

  • Beatriz Zimmerman difunde un tierno vídeo de Anna y Olivia a los principales medios de comunicación, solicitando difusión internacional al sospechar que Tomás podría estar fuera del país. En los días posteriores, los rostros de Anna y Olivia dan la vuelta al mundo.

  • A través de una emotiva carta, la progenitora de las niñas se dirige a toda la sociedad y, a la vez, a su expareja para que desista y entregue a las niñas.

  • Durante los días posteriores, sigue la investigación y se van incorporando nuevos efectivos y medios para localizar a las niñas y a su padre. Siguen los rastreos en el domicilio sin encontrar, de momento, ningún indicio sospechoso.

12 de mayo

  • El primer análisis realizado por los expertos de la Guardia Civil sobre el teléfono móvil de Tomás Gimeno, acusado de secuestrar a sus hijas Olivia y Anna, revela que la tarde noche que las hizo desaparecer, el pasado 27 de abril, no realizó ninguna llamada ni envió ningún mensaje “sospechoso” a otra persona que pudiera haberle ayudado a ocultarlas.

13 de mayo

  • La investigación sobre la desaparición de Anna y Olivia apunta ahora a que Tomás Gimeno pudo haber hecho acopio de varias pertenencias de las niñas -entre las que se incluiría ropa y juguetes- antes de que se perdiera el rastro de los tres.

17 de mayo

  • Los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil y del Laboratorio de Criminalística realizan un nuevo registro en la vivienda de Tomás Gimeno, el cuarto que los agentes llevan a cabo en la casa que tiene Gimeno en Igueste de Candelaria.

  • Aparte de comprobar si falta ropa de Olivia y Anna en la vivienda, los agentes acuden al domicilio acompañados por dos perros especializados en la búsqueda de restos biológicos.

21 de mayo

  • Debido a la dificultad del caso y la escasez de pruebas, un vehículo submarino no tripulado, con una capacidad de inmersión de 2.000 metros, se encargará de buscar en el fondo marino de Tenerife a las niñas Anna y Olivia.

  • La búsqueda, no obstante, comenzará en la zona marítima en la que se registró por última vez la señal del teléfono móvil de Tomás Gimeno aquella aciaga madrugada.

22 de mayo

  • Se da a conocer que durante la tarde del 27 de abril, cuando las menores Olivia y Anna fueron vistas por última vez por su madre, Tomás Gimeno llevó un paquete cerrado a su novia.

  • El mencionado objeto supuestamente llevaba un mensaje, con el objetivo de que su destinataria no lo abriera hasta después de la medianoche. Según trascendió, la mujer halló en dicho paquete varios miles de euros. 

27 mayo

  • Los 'mindhunters' o cazadores de mentes de la Guardia Civil se incorporan a la investigación para tratar de localizar a las niñas.

  • Están haciendo lo que ellos llaman la "autopsia psicológica" del padre de las niñas, autor de su desaparición y del que tampoco hay rastro.

29 de mayo

  • Comienza el trabajo del barco oceanográfico Ángeles Alvariño para buscar a las niñas Anna y Olivia, así como de su padre, que desaparecieron en la noche del 27 de abril y en la madrugada siguiente, respectivamente.

1 de junio

  • El buque oceanográfico 'Ángeles Alvariño' continúa realizando barridos del fondo marino al sudeste de Santa Cruz de Tenerife, frente a Hoya Fría, dentro del dispositivo de búsqueda de las niñas.

4 de junio

  • Después de un mes de la desaparición de Anna y Olivia, la investigación gira en torno a los momentos previos a la última vez que fue visto su padre Tomás Gimeno, principal sospechoso de un supuesto secuestro.

  • Los investigadores están reconstruyendo todos los movimientos de Tomás Gimeno y así los investigadores podrán confirmar si, como ya sospechan, el padre pudo utilizar piedras para lastrar los cuerpos de Anna y Olivia al fondo del mar.

  • La Guardia Civil investiga el tamaño de las seis maletas que el progenitor introdujo en su embarcación.

  • Usan técnicas 3D para saber el peso de los bolsos que Gimeno llevó al barco.

  • Los investigadores de la Guardia Civil utilizan técnicas en tres dimensiones para intentar conocer el peso y el volumen de los bolsos que Tomás Gimeno transportó desde su coche a su embarcación antes de realizar su primera incursión en el mar.

7 de junio

  • El robot marino encuentra una botella de oxígeno y una sábana en la zona donde se busca a las niñas desaparecidas en Tenerife.

  • Fuentes de la investigación precisan que ambos objetos serán sometidos ahora a análisis para tratar de confirmar si pueden aportar pistas sobre el paradero de las menores.

Noticias relacionadas

9 de junio

  • La madre de las niñas desaparecidas en Tenerife cree que Anna y Olivia están vivas. Se trata del primer audio tras el hallazgo de una botella de buceo y una funda nórdica en el mar, pertenecientes a Tomás Gimeno, padre de las pequeñas.