Sentencia judicial

Condenados por la muerte de una joven que huía de una violación en Palma

  • Martina Rossi se precipitó desde el balcón de una sexta planta en un hotel de Palma de Mallorca en agosto de 2011

  • Tras la caída, la chica estuvo 40 minutos en el suelo sin recibir auxilio

La joven Martina Rossi en una imagen obtenida de sus redes sociales.

La joven Martina Rossi en una imagen obtenida de sus redes sociales. / El Periódico

2
Se lee en minutos
Rossend Domènech
Rossend Domènech

Corresponsal en Roma

ver +

La justicia española les condenó en 2019 por abuso sexual y no por violación, porque, según su resolución judicial, la joven “no opuso resistencia” al ataque por estar drogada. Ahora un juez de Arezzo (Italia) ha condenado a tres años de prisión a dos de los cinco jóvenes que estaban presentes en la habitación del hotel de Mallorca donde murió Martina Rossi. La joven se cayó desde lo alto de un sexto piso mientras huía de los que, según se ha sabido, iban a atacarla sexualmente.

Alessandro Bertoni y Luca Vanneschi estaban acusados de una tentativa de violación, ya que la joven de 20 años huyó despavorida de la habitación del hotel y cayó desde el balcón cuando intentaba pasar a la habitación de al lado. El tribunal español había zanjado el final del caso como suicidio, según anotaron las crónicas de aquel año.

“Se precipitó desde el sexto piso escapando de la violencia”, afirma ahora la sentencia emitida por un juzgado de segunda instancia. En el de primera, los jóvenes habían sido condenados a seis años, por violación de grupo, abuso y omisión de socorro, ya que por 40 minutos después de la caída ninguno de ellos acudió en su ayuda. Al principio, los imputados estaban acusados de violación, muerte a consecuencia de otro delito y omisión de socorro, pero estos dos últimos han prescrito con el paso de los años.

"No sabía qué hacía"

Noticias relacionadas

La sentencia dictada en España afirmaba que “la víctima no sabía qué estaba o no estaba haciendo, en consecuencia no tenía capacidad para aceptar u oponerse a las relaciones sexuales que la mayoría de los imputados mantuvo con ella”. Por esta razón el delito fue considerado solo como un abuso y no violación.

En la sentencia italiana de primera instancia, que data de 2018, el tribunal reconoció que los dos jóvenes habían “provocado la caída de Martina Rossi en agosto de 2011 desde la ventana de la habitación 609 del sexto piso del hotel San Ana de Palma de Mallorca, debido precisamente a la fuga de los agresores”. “No es venganza sino justicia”, dijeron entonces Bruno Rossi y Franca Murialdo, padres de la joven, que este miércoles han lamentado que “en Italia se puede matar a una chica y cumplir tres años de prisión, las mujeres deben ser mejor tuteladas”. Los progenitores han participado a todas las sesiones de la vista oral de los diferentes grados. En el proceso de segundo grado fueron absueltos, pero el Supremo ordenó que se repitiese el proceso que ha terminado este miércoles.