Cataluña ha intervenido 38 geriátricos desde el inicio de la pandemia

  • En la mayoría de los centros el Govern ha optado por cambiar a la empresa u organización gestora por otra, designada por Salut

  • En enero se han intervenido seis centros, pese al inicio de las vacunaciones en las residencias de ancianos

Fachada de la residencia Ballús, en Valls.

Fachada de la residencia Ballús, en Valls.

Se lee en minutos
Efe

El gobierno catalán ha intervenido un total de 38 residencias geriátricas desde finales de marzo de 2020 hasta esta semana al considerar que no se cumplían las condiciones necesarias para gestionar un brote de coronavirus y los correspondientes aislamientos para las personas contagiadas.

En la mayoría de estos centros se ha optado por cambiar a la empresa u organización gestora por otra, que ha sido designada directamente por la Conselleria de Salut, que tiene la responsabilidad de las residencias desde que el anterior presidente de la Generalitat, Quim Torra, decidió que se dejaran de gestionar por la Conselleria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia.

Estas intervenciones reflejan la preocupante evolución de la pandemia y el impacto que han supuesto en los centros residenciales sus tres oleadas.

De la primera a la última

Así, la primera intervención y cambio de gestión se produjo el día 25 de marzo del pasado año en la Residencia Ballús, de Valls (Tarragona), y, desde entonces y hasta finales de mayo se registraron otras trece en centros de diversas localidades, incluida Barcelona ciudad.

Tras un verano con una única intervención, en la Residencial Sant Sebastià, de Alcarràs (Lleida), de nuevo vuelven a reactivarse el 1 de octubre con la de la Residencia Calafell Park Residencial, de Calafell (Tarragona).

El brote en la residencia de Alcarràs, el centro más grande de las comarcas de Lleida con casi 200 ancianos, está ligada al importante incremento de casos de covid que se produjo en la comarca del Segrià el pasado verano y que obligó a aislar a Lleida capital y a varias localidades de su área metropolitana.

Dificultad de aislamiento

Otras catorce residencias han debido ser intervenidas por la administración catalana entre octubre, noviembre y diciembre, básicamente por su incapacidad para hacer frente a los contagios y aislar adecuadamente a los enfermos.

Entre ellas, la Residencia Les Vinyes, de Falset (Tarragona), en la que se han producido más de 40 fallecimientos de ancianos, y el Sant Hospital, de Tremp (Lleida), donde han muerto más de 60.

En enero y pese a que el 27 de diciembre comenzaron las vacunaciones en residencias, Salut ha intervenido otras seis residencias: Centro Evangélico FIEIDE de Asistencia a la Tercera Edad, de Reus (Tarragona); Les Alzines (Tarragona); Els Josepets (Vilanova i la Geltrú, Barcelona); Sant Josep-Malpartit (Alpicat, Lleida), Hermanas del Sagrado Corzón de Jesús y Santos Ángeles (Barcelona) y Font de l'Avi de Vallirana (Barcelona).

Más de 4.400 fallecidos

Según el balance epidemiológico difundido este sábado, en estos y otros geriatricos de toda Catalunya han fallecido 4.474 personas a causa del coronavirus, del total de 19.079 defunciones desde la llegada del virus.

Noticias relacionadas

Carencias materiales, falta de personal por estar contagiado o de baja, o no poder aislar correctamente a los usuarios positivos y sus contactos son algunas de las razones que han llevado al Govern a intervenir estas residencias.

En una parte de los geriátricos intervenidos durante la primera ola ya se ha devuelto la gestión a las empresas anteriores, un proceso en el que las familias apenas han sido informadas, según ha denunciado la Coordinadora 5+1, que integra a familiares de ancianos que viven en residencias.