Operación extrema

Los Mossos y los Bomberos utilizarán drones para comprobar si hay víctimas dentro de la nave de Badalona

La virulencia de las llamas fue tan intensa que se considera imposible que alguien haya sobrevivido

El edificio amenaza con caer y retrasar la labor de los equipos de emergencia

Los bomberos trabajan en la extinción del incendio de la nave ocupada en Badalona. / JORDI COTRINA / VÍDEO: EFE / BOMBERS

Se lee en minutos

Los Mossos y los Bomberos utilizarán drones para acceder por las ventanas e investigar si hay víctimas en la nave ocupada de Badalona en la que anoche se declaró un incendio que ha provocado la muerte de dos personas y una veintena de heridos. Será una primera inspección anterior a la entrada de los funcionarios. De lo que no hay duda es de que si alguien no pudo escapar, habrá fallecido. La virulencia de las llamas fue tan intensa que es imposible que alguien haya sobrevivido. La policía autonómica también ha activado este jueves a un perro especializado para que busque personas en el interior de la nave.

Los bomberos no descartan hallar más víctimas mortales en el interior "Si podemos hacer una inspección más ofensiva, podremos hacerlo hoy, pero si la estructura está gravemente dañada, podríamos estar hablando de días", señalaba a primera hora de esta mañana el jefe operativo de los Bomberos de la Generalitat, David Borrell.

Tal como ha explicado a los medios Borrell, durante las tareas de extinción de esta madrugada se han producido cuatro derrumbes parciales de la estructura, que está en inminente riesgo de derribo, y que han puesto en riesgo a los propios profesionales.

Por eso se está esperando a poder evaluar, con plena luz del día, el estado exacto de la estructura y decidir las maniobras que se llevarán a cabo para entrar, así como para determinar de qué forma se pueden rescatar posibles cuerpos en el interior del edificio.

Noticias relacionadas

"Sabemos que puede haber más personas, pero la situación está muy comprometida", ha admitido el jefe de Bomberos.

De acuerdo con Borrell, el estado "muy precario" de la finca -formada por dos naves conectadas entre ellas- hace que la inspección del interior sea "muy compleja".