01 dic 2020

Ir a contenido

EL DRAMA MIGRATORIO

15 días en alta mar y 16 compañeros por la borda: la odisea de un joven para sobrevivir en una patera

"Se les acaba la comida, se acaba el agua... Pensaba que se iba a morir, como se estaban muriendo todos", cuenta el médico que le atendió

EFE

Llegada al muelle de Cádiz de una patera con 22 inmigrantes a bordo, entre ellos dos menores, que fue avistada rumbo a la costa de Cádiz. 

Llegada al muelle de Cádiz de una patera con 22 inmigrantes a bordo, entre ellos dos menores, que fue avistada rumbo a la costa de Cádiz.  / EFE

Un chico de 17 años está acogido en estado de shock en un centro de menores de Gran Canaria tras sobrevivir a quince días de travesía en el Atlántico, a la deriva, en los que 16 de sus 26 compañeros de patera perecieron uno tras otro de hambre y sed y fueron arrojados por la borda.

Se trata de un tipo de tragedia cada vez más frecuente en la Ruta Canaria, en la que miles de jóvenes africanos se arriesgan a travesías de cientos de kilómetros en océano abierto en barcas endebles, pero cuyos detalles pocas veces transcienden; solo cuando hay supervivientes y si estos tienen ánimo de contarlo.

La historia de este joven la ha recogido Abián Montesdeoca, uno de los pediatras asignados por el Servicio Canario de Salud (SCS) a los equipos que realizan las pruebas de coronavirus a quienes acaban de llegar a las islas en patera, en su caso, a los menores.

El chaval explicó al pediatra que lo atendía que no sabía leer ni escribir, porque se puso a trabajar a los once años para ayudar a su familia en un pueblo de Marruecos, tras morir su padre. Era el único varón en casa y asumió la obligación de cuidar de los suyos.

GPS roto

A principios de octubre, seis de sus primos y él decidieron buscarse una vida digna en Europa, se organizaron y consiguieron subirse a una patera rumbo a Canarias, que partió con 26 ocupantes de algún punto de la costa situada entre Cabo Bojador y Dajla. "Esas pateras no son de mucha gente, y con buen motor, la travesía tarda de dos a tres días, pero ellos se perdieron, se les rompió el GPS y se quedaron a la deriva. Estuvieron quince días en el mar. Se acabó la comida, se acabó el agua", relata Abián Montesdeoca.

Esos días, otro joven marroquí que presume de sus 24.500 seguidores en Instagram decidió que podría resultar divertido grabar una travesía en patera a Canarias. Se subió a una, registró el viaje en su móvil y, a su desembarco en la playa de Famara, en Lanzarote, subió a la red social unas imágenes divertidas de chicos sonrientes en mitad del mar que recibieron múltiples críticas, porque parecían tomarse este tipo de travesías como una aventura entre colegas.

Eso fue el 9 de octubre. Conforme al relato que ha recogido el pediatra Montesdeoca, para entonces su paciente y sus 25 compañeros de patera ya llevaban varios días perdidos y la desesperación cundía a bordo, porque la comida y el agua escaseaban, si es que no se habían acabado ya.

Cadáveres por la borda

Algunos comenzaron a beber agua del mar, que sacia por unos instantes, pero acelera la deshidratación. Fueron los primeros en morir. Según el relato de este adolescente, perecieron 16 personas, una tras otra, día tras día; entre ellos, sus seis primos. "Imagínate tomar la decisión de tirar los cadáveres por la borda. Se les acaba la comida, se acaba el agua... Pensaba que se iba a morir, como se estaban muriendo todos", cuenta a Efe el pediatra.

El día en el que este chico dice que fue rescatado porque los encontraron en el mar, la Guardamar Polimnia socorrió a una patera con 15 magrebíes, entre ellos un menor.

Pudo ser esa la suya, pero su relato encaja más con un rescate del día siguiente que en realidad empezó el 19, cuando un carguero, el Wadowice II, encontró a una embarcación a la deriva a 400 kilómetros de Canarias con 10 varones a bordo y un cadáver, que luego entregó a la Guardamar Talía.

La Agencia EFE ha tratado de confirmar si una de esas dos era la patera de ese joven, pero por el momento sin éxito. La Dirección General de Protección a la Infancia del Gobierno de Canarias sí ha corroborado que el chico está acogido en un centro de menores y que va a recibir asistencia psicológica, porque está "en shock" tras haber vivido una experiencia "terrible".

Temas Inmigración