30 mar 2020

Ir a contenido

EPIDEMIA GLOBAL

Tres centros catalanes se unen para crear fármacos y una vacuna contra el coronavirus

IrsiCaixa, el Barcelona Supercomputing Center y el IRTA-CreSA esperan tener las medicinas en tres meses

La multinacional farmacéutica Grifols colabora en la financiación de la investigación

Efe

Una investigadora del Irsi-Caixa, en el Hospital Germans Trias y Pujol de Badalona.

Una investigadora del Irsi-Caixa, en el Hospital Germans Trias y Pujol de Badalona. / RICARD CUGAT (BCN)

IrsiCaixa, el Barcelona Supercomputing Center (BSC) y el Centro de Investigación en Sanidad Animal (IRTA-CreSA) han unido esfuerzos para investigar conjuntamente fármacos para combatir el coronavirus y también una vacuna, con financiación pública y privada. Así lo ha explicado este viernes el doctor en Bioquímica Julià Blanco, que lidera el grupo de Virología e Inmunología Celular de IrsiCaixa, situado en el recinto sanitario del Hospital Germans Trias i Pujol, de Badalona (Barcelona).

Blanco calcula que en unos tres meses podrían disponer de fármacos, que deberán pasar los controles establecidos para que sean seguros antes de su administración a personas.

El Barcelona Supercomputing Center aplicará la bioinformática para deducir cómo debe ser un fármaco capaz de neutralizar el coronavirus, mientras que en el IrsiCaixa ya se trabaja en diseñar anticuerpos a partir de las investigaciones del BSC. En el IRTA-CreSA, que tiene la sede en la Universidad Autónoma de Barcelona, en Bellaterra (Barcelona), asumirán los ensayos en animales.

De hecho, científicos del programa de sanidad animal del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) trabajan desde hace años con los coronavirus zoonóticos, en concreto con el coronavirus del MERS (siglas en inglés del Middle East respiratory sindrome, Síndrome Respiratorio del Oriente Medio).

"Para cada enfermedad se usan animales diferentes para experimentar, pero con el covid-19 aún no sabemos cuál es su origen, por lo que desconocemos qué modelo animal se podrá usar", ha explicado Blanco, que ha apuntado a cerdos, pollos, civet (una especie de hurón) e incluso con un modelo de ratón humanizado (modificados genéticamente) como posibles modelos para poder investigar.

Este consorcio catalán de los tres citados centros de investigación se quiere ampliar con otras instituciones de científicos de Marsella (Francia) y Munich (Alemania), que también buscan colaboraciones en sus países y en otros europeos, ha indicado Blanco.

Se necesitan "más manos"

Los recursos económicos para afrontar una gran investigación como esta se han encontrado, para la vacuna, en la multinacional catalana Grifols, y para los fármacos está previsto presentar su proyecto a una convocatoria de la Iniciativa de Medicamentos Innovadores de la Comisión Europea.

Para sacar adelante esta investigación, Blanco ha señalado que necesitarán "más manos", más científicos en las tres instituciones, en un número que por el momento no se ha concretado. "Nuestra estrategia en IrsiCaixa es intentar recuperar el talento que ha tenido que emigrar", ha precisado, por lo que no se descarta que se opte por reclamar a investigadores catalanes que han tenido que irse de Catalunya en los últimos años ante la falta de oportunidades.