Ir a contenido

dedicada al robo

Los detenidos por asesinar a un hombre que acudió a una cita sexual lo habían hecho antes

Secuestraron a otros dos hombres a los que intimidaron con diferentes armas pero a quienes no llegaron a matar

L. M. G.

Cartel de búsqueda de José Antonio Delgado Fresnedo.

Cartel de búsqueda de José Antonio Delgado Fresnedo.

Detener a los miembros de una banda que se había establecido en la comarca de la Ribera Alta y que se dedicaba a asaltar a hombres a los que secuestraba y robaba era una prioridad para la Guardia Civil desde el pasado mes de julio. Este miércoles, un hombre y una mujer, fueron detenidos en Pedrola como integrantes de dicho grupo peligroso, según ha informado el Periódico de Aragón. Un arresto que se produjo después del hallazgo del cadáver de una de sus víctimas, el vecino de Getxo, José Antonio Delgado Fresnedo.

Fue en el marco de una operación llevada a cabo por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, la Policía Judicial de la Comandacia de Zaragoza y la Ertzaintza. Ayer no solo arrestaron a estas dos personas, sino que también registraron una nave situada en el polígono La Ermita de Pedrola en busca de restos biológicos del empresario vasco de 54 años. En el registro, ayudados por perros especializados, estuvieron presentes los dos detenidos que, tras ello, pasaron la noche en los calabozos del instituto armado donde este jueves se les tomará declaración. Posteriormente pasarán a disposición judicial.

Con nocturnidad

La primera víctima fue un hombre vecino de La Almunia de Doña Godina que, tras citarse con la ahora detenida a través de la red social Badoo, fue asaltado. Un hecho que ocurrió el 26 de julio en Gallur, A las 22.30 horas quedó con la joven, que se hacía llamar Daniela Mendoza. Ella le pidió ir a casa de su abuelo a recoger una chaqueta, así que le indicó el camino por el que circular.

Llegaron a una vivienda, momento en el que le pidió que apagase las luces. Cuando las encendió, dos hombres lo sacaron del coche, le tiraron al suelo y le ataron con unas bridas las muñecas y las piernas. Como él gritaba, le pusieron una cinta americana en la cara y el cuello y le amenazaron con un cuchillo. Le dieron, según explicó la víctima, varias descargas eléctricas, le metieron en el coche y lo dejaron a su suerte a las afueras de esta localidad. Se desató como pudo y fue corriendo hacia donde veía luces y llamó al timbre de una casa que encontró. De ahí fue trasladado al hospital Clínico.

A este hombre le robaron el vehículo que conducía, un Renault Clío, de color rojo; un reloj, varias tarjetas y dinero en efectivo.

El 5 de septiembre fue denunciado otro asalto similar por parte de un vecino de Tudela (Navarra). Este hombre quedó con la mujer, a la que conoció también a través de Badoo bajo el nombre de Bella, en la estación de tren de Luceni, ya que él no tenía vehículo. Cuando ambos caminaban por una calle, la víctima recibió un golpe en la cabeza. Aturdido por el golpe se echó a correr, si bien pronto le alcanzaron. Le ataron de pies y manos en la espalda con bridas, le taparon la boca y le pusieron una capucha. Le quitaron todo lo que llevaba encima.

Le llevaron al interior de una nave, la que ayer fue registrada por la Guardia Civil, donde le amenazaron con una pistola para que les diese el número pin de las tarjetas, además de pedirle el teléfono móvil de sus familiares para pedir un rescate y advertirle que le cortarían un dedo. Le abandonaron en medio del campo y, como la anterior víctima, consiguió huir y ser atendido por un vecino de Luceni que le encontró en medio de la carretera.

De la desaparición de José Antonio Delgado Fresnedo la Guardia Civil tiene menos datos, ya que el desenlace ha sido muy diferente tras ser hallado muerto en el paraje Juan Gastón, entre Pedrola y Pozuelo de Aragón. Allí fue enterrado, aparentemente vivo. La autopsia del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) reveló, tal y como adelantó este diario, que había tierra en sus pulmones.

ADN

Los análisis de ADN realizados a Delgado permitieron confirmar, ayer, que el cadáver hallado se correspondía con la persona que buscaban desde el pasado 6 de septiembre cuando abandonó su casa en Getxo y se perdió su pista.

La investigación de la policía autonómica vasca le localizó en la zona porque este había explicado que se desplazaba a Zaragoza y que todo apuntaba a que había concertado una cita con una mujer a través de Badoo.

A ello se añadió los movimientos en las cuentas bancarias del informático vasco. La mayoría de ellas en Utebo y en cinco días diferentes. Relevante fue, especialmente, la puesta en venta del Mercedes C220d, de color rojo. El día 7 estaba en la calle Moncayo de Luceni, en las proximidades de la estación de ferrocarril. Ese día ya estaba a la venta por 21.000 euros en la página web Milanuncios.com.