Ir a contenido

Presidente del Gobierno Vasco

Urkullu recuerda en Nueva York el destacado papel de Euskadi en la historia

El lehendakari dijo que Euskadi ha compartido siempre los ideales por los que se creó la Organización de Naciones Unidas

El Periódico

Urkullu dio un discurso ante decenas de compatriotas en un hotel de Manhattan.

Urkullu dio un discurso ante decenas de compatriotas en un hotel de Manhattan. / EFE

El lehendakari, Iñigo Urkullu, recordó este martes el destacado papel de Euskadi en distintos momentos históricos durante un encuentro con miembros de la comunidad vasca de Nueva York, a quienes agradeció que "mantengan viva la llama vasca" en la capital de la ONU.

"Dais continuidad a quienes desde el siglo XV salieron de Euskadi al mundo por razones económicas, sociales o políticas. Personas que mantuvieron siempre, como demostráis ahora, el vínculo con la tierra vasca", dijo Urkullu en un discurso ante decenas de compatriotas en un hotel de Manhattan.

Después de una actuación de la soprano donostiarra afincada en Nueva York Amaia Arberas, y ante el delegado del País Vasco en EE.UU., Jorge Fernández, el lehendakari recordó que las huellas vascas en Nueva York son perceptibles desde al menos el último cuarto del siglo XVIII.

Señaló que el entonces embajador Diego de Gardoqui y Arriquibar acompañó al primer mandatario de EE.UU., George Washington, en su juramento como presidente, y rememoró la fundación del centro vasco Euzko Etxea en Nueva York hace más de 100 años, en 1913.

Nueva York fue además la sede de la Lehendakaritza, la presidencia vasca, desde 1941 a 1946, mientras que el lehendakari Jose Antonio Aguirre participó activamente en la conferencia de 1945 de San Francisco, sobre la que se basó la formación de la ONU.

"La representación vasca en la ONU se mantuvo hasta 1955 cuando se produjo el ingreso de la España franquista. Este fue un duro golpe para el gobierno vasco en el exilio", apuntó Urkullu, que recordó asimismo el secuestro y asesinato de Jesús Galíndez, delegado de Euskadi en EE.UU., en 1956, por orden del dictador dominicano Rafael Trujillo.

"Su compromiso en favor de la libertad y los derechos humanos del pueblo vasco le costó la vida", aseguró.

Urkullu subrayó asimismo que "Euskadi ha compartido siempre los ideales por los que se creó la Organización de Naciones Unidas", y añadió que el gobierno vasco ha sido pionero en Europa en sus medidas para apoyar los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la organización, que se reúnen en la agenda "Euskadi Basque Country 2030".

"Compartimos la agenda de la ONU para la construcción de un mundo centrado en la persona, comprometido con la protección del planeta y la convivencia en paz capaz de generar prosperidad a través de un modelo de partenariado", agregó.