Ir a contenido

Susto en una línea de Rodalies

Adif acababa de revisar el túnel de Toses donde se produjo el desprendimiento

Una pieza de hormigón del techo cayó a la vía y provocó el descarrilamiento sin heridos de un tren de la R3

Alcaldes y el 'conseller' cargan contra el Estado por la desinversión, pero Adif replica que se hacen mejoras

Óscar Hernández

Tñécnicos de Renfe trabajan para encarrilar el tren y sacarlo del túnel, en la madrugada del miércoles.

Tñécnicos de Renfe trabajan para encarrilar el tren y sacarlo del túnel, en la madrugada del miércoles. / Renfe

Técnicos de Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) habían revisado el túnel de Toses hace solo unas semanas sin que detectaran anomalía alguna. Estos controles no evitaron que el martes por la noche se desprendiera un trozo de hormigón del revestimiento del techo del túnel que ocupaba la via en el momento en que pasó un tren de la línea R3 de Rodalies que cubria el trayecto entre Barcelona, Vic y Puigcerdà y que descarriló sin causar víctimas.

El accidente se produjo a las 21.05 horas en el interior del túnel de Toses y antes de llegar a La Molina, Alp y Puigcerdà. Fuentes de Adif explicaron que otro tren hizo este mismo recorrido antes y su maquinista no detectó nada, lo que ocurrió una hora antes del suceso. El maquinista del tren siniestrado requirió ayuda externa de los servicios de protección civil para evacuar a los 35 pasajeros, que a las 23.20 fueron conducidos a pie por la vía hasta otro tren que acudió a recogerlos y los trasladó hasta la estación de Toses, donde reiniciaron su viaje en un autocar, según fuentes de Renfe.

17 horas sin trenes

El accidente provocó, obviamente, el corte de la línea entre Ribes de Freser y Puigcerdà, cuyo itinerario se ha tenido que cubrir por carretera hasta que a las 14.40 de la tarde de este miércoles se ha podido restablecer la conexión ferroviaria entre Planoles y La Molina, 17 horas después del suceso. "Hemos actuado con toda la rapidez posible para reabrir la línea", han subrayado fuentes de Adif, que han negado que haya falta de mantenimiento en ese tramo. "Adif vigila todos los puntos por los que circulan trenes y ahora nuestros técnicos continuarán con las inspecciones de la estructura del túnel para determinar la necesidad de ejecutar trabajo complementarios para evitar nuevas afectaciones", sostienen.

Adif –empresa responsable de vías, estaciones, túneles y puentes de la red ferroviaria que utiliza Renfe– afirma, en un comunicado, que "durante el 2019 se han realizado un conjunto de ensayos y sondeos técnicos, los últimos el pasado mes de junio, de forma previa a la elaboración de un proyecto constructivo para la rehabilitación de la estructura con el objetivo de garantizar su robustez, integridad y durabilidad".

Indignación de alcaldes y del 'conseller'

Estas explicaciones de la empresa pública de infraestructuras no ha evitado la indignación de los alcaldes de la zona y del Consell Comarcal del Ripollès por la "dejadez" y la falta de mantenimiento por parte del Estado en una línea "prioritaria y estratégica". Josep Coma, vicepresidente del organismo comarcal, ha afirmado: "Hace muchos años que denunciamos la falta de mantenimiento, las inversiones mínimas y la dejadez total de estaciones y vías". La alcaldesa de Ribes de Freser, Mònica Santjaume, ha añadido: "Es una línea centenaria, pero no puede convertirse en precaria y peligrosa".

El 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, se ha sumado a estas críticas y ha añadido: "El Estado se comprometió a invertir más de 4.000 millones de euros en la mejora de vías, catenarias, estaciones y mantenimiento de túneles y taludes, trabajos que debian haber finalizado en el 2015 y que sólo se han realizado en un 14%".

El colectivo ciudadano 'Perquè no ens fotin el tren', que trabaja para mejorar la línea R3, ha denunciado que este úlgtmo acccidente era "previsible" por el deficiente mantenimiento. Este suceso es el tercero que sufre la red de Rodalies en menos de un año. En febrero una maquinista murió al chocar dos trenes de la R-4 en Castellgalí. Y en noviembre del 2018 otro tren de la misma línea descarriló en Vacarisses a causa de un desprendimiento, lo que causó la muerte de un pasajero.