Ir a contenido

INVESTIGACIÓN ABIERTA

La Policía busca quién difundió el vídeo sexual de la trabajadora de Iveco

Las pesquisas se centran en si fue una antigua pareja de la fallecida o si ella misma compartió la grabación por error

Europa Press

Trabajadores de Iveco vuelven a concentrarse en repulsa por la muerte de Verónica. / VÍDEO: EFE

La comisaría de la Policía Nacional de Alcalá de Henares ha abierto una investigación sobre el caso de la mujer que se suicidó el sábado tras difundirse entre sus compañeros de trabajo un vídeo sexual suyo de hace cinco años, según ha confirmado una portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

La Policía ha iniciado la investigación de oficio, ya que la fallecida no había interpuesto denuncia. Los agentes están analizando el vídeo que se filtró y comprobando quiénes lo compartieron y si la mujer pudo sufrir acoso por este motivo por parte de algunas personas de la empresa que trabajaba, del grupo Iveco.

Asimismo, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) también ha iniciado actuaciones de oficio. 

De momento, no hay detenidos y se investiga si fue una antigua pareja de la fallecida o ella misma por un error la que propagó por primera vez esas imágenes íntimas. La mujer, de 32 años y madre de dos hijos pequeños, estaba preocupada tras la difusión por lo que opinaría su marido, que lo vio el viernes. En ese momento, la mujer padeció una crisis nerviosa. Al día siguiente, se suicidó en su casa de Alcalá de Henares.

Tras la reforma del Código Penal del 2015, a raíz del caso de Olvido Hormigos, se establece una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a doce meses al que, "sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquella que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona".

Concentración en la fábrica 

Por otro lado, trabajadores de la fábrica Iveco en Madrid se han concentrado este miércoles, por segundo día consecutivo, en repulsa por la muerte Verónica, la empleada de la planta que se suicidó el pasado sábado después de difundirse entre sus compañeros un vídeo de contenido sexual en el que aparecía.

La convocatoria, que se ha prolongado durante algo más de 10 minutos, ha reunido a unas 150 personas en la puerta de la planta ubicada en la avenida de Aragón de Madrid, junto a la A2, en las cercanías de San Fernando de Henares, y ha concluido con un aplauso para Verónica, que tenía 32 años y era madre de dos hijos.

"No hay derecho", ha dicho a los medios de comunicación, con indignación, una de las compañeras de la fábrica de Verónica, justo antes de fichar.