Ir a contenido

Nuevos casos de pederastia

Alumnos de la escuela Claret de Barcelona denuncian abusos de un religioso

El centro, en el distrito de Gràcia, aparta al docente y lleva el caso a la Fiscalía

Guillem Sànchez

La escuela Claret.

La escuela Claret.

Nuevo caso de pederastia desenterrado en las redes sociales tras el conocido en el colegio Mireia de Montgat la pasada semana. En esta ocasión, las sospechas salpican a un cura de la escuela Claret de Barcelona, ubicada en el distrito de Gràcia. 

La dirección del centro ya ha apartado cautelarmente de toda actividad con menores al sacerdote Francesc Figueres, antiguo profesor de Religión del centro. El colegio también ha puesto el caso en manos de la Fiscalía y ha iniciado "una investigación interna" dentro de la congregación para aclarar el asunto.

Fuentes del centro subrayan que su deseo es que sea la fiscalía quien acabe actuando y un juez quien, en última instancia, resuelva si tienen o no fundamento las acusaciones que recaen sobre Figueres. 

Sin denuncias previas 

"No hemos recibido todavía denuncia contra este profesor. Las manifestaciones a través de las redes sociales son todos los indicios que tenemos", afirman fuentes del colegio. 

Pau Bosch, alumno desde 1987 a 2000, ha denunciado en Twitter los tocamientos que en 1996 recibió por parte de Figueras. Su gesto ha generado diversas muestras de apoyo en la red social, después de que se hiciera eco del tuit un bloc de otro exestudiante, Sergi Álex. Entre estas han aparecido asimismo otros hombres que compartían episodios similares al relatado por Bosch. 

"La versión de estos exalumnos demuestran que Figueres tenía un problema con sus impulsos y que no era adecuado que estuviera en contacto con menores", razona a este diario. Bosch había puesto el foco sobre Figueres la primera vez al relatar en Twitter hace pocos días que el sacerdote, cuando él tenía 14 años, y pretextando una picadura que había sufrido Bosch, le obligó a ducharse y lo secó con la toalla repasando cada parte de su cuerpo, salvo los genitales. 

Uno de los exalumnos que han reaccionado a esta denuncia de Bosch ha relatado un caso similar, aunque en su caso el cura le puso crema por todo el cuerpo porque tenía una erupción cutánea. Más reacciones han explicado experiencias incómodas consistentes en que el padre Figueres los miraba mientras se duchaban y les hacía comentarios inadecuados. 

En el comunicado dirigido a los padres el colegio subraya que todavía no ha recibido ninguna queja contra este cura. En todo caso, en cuanto ha conocido los comentarios en las redes sociales ha decidido apartarlo de toda actividad con menores, de acuerdo con el jefe provincial de los claretianos.