Ir a contenido

NUEVO CASO

El expárroco de Vilobí d'Onyar, acusado de abusar de menores durante 30 años

Las víctimas sostienen que el Obispado de Girona no hizo nada pese a las reiteradas denuncias

El Periódico

Vilobí d’Onya, con la silueta de la iglesia.

Vilobí d’Onya, con la silueta de la iglesia. / ENRIC B. PAYA

El Obispado de Girona ha iniciado una investigación al que fuera párroco del municipio de Vilobí d'Onyar entre los años 60 y 80, acusado de haber abusado sexualmente de diversos menores durante ese periodo, según han relatado ahora algunas de las víctimas al diario 'Ara'.  Seún esta información, las víctimas pusieron los hechos en conocimiento del obispado de Girona, aunque "nadie hizo nada", aseguran.

La revelación de este caso coincide con el testimonio de nuevas víctimas de un fraile de la abadía de Montserrat.

El cura, conocido como Mosén Tomàs, llegó al pueblo en el año 1967 procedente de L'Escala y ese mismo año empezaron a producirse los abusos a menores con los que estaba en contacto.

El cura, vinculado durante 30 años a un colegio del Opus, montó un 'casal' de verano, construyó un gimnasio al lado de la iglesia y permitió que los jóvenes jugaran al futbolín que tenía en la casa rectoral, de manera que cada día estaba cerca de niños.

Joan, Josep, Narcís, Xavier, Albert, Martí o Àngel son los nombres de algunos de los menores que sufrieron durante esos años los tocamientos del mosén, que abusaba "de los más indefensos", según explican años después.

Recuerdan que en los años 70 el entonces alcalde de Vilobí, Josep Maria Vidal, puso en conocimiento del obispado de Girona la actitud del sacerdote, y que ya en los 80 una familia de la localidad pidió también, sin éxito, que Mosén Tomàs fuera apartado del pueblo.

Después de la queja de la familia, el alcalde de la época, Ramon Rovira, reiteró la queja al obispado, que se comprometió a solucionar el problema. Sin embargo, el cura continuó en el pueblo casi 20 años más.

No fue hasta 1999 cuando el mosén, que ahora tiene 91 años, se retiró a una casa de descanso en Arbúcies, a pocos kilómetros de Vilobí.

Mosén Tomàs, que en un primer momento admitió los abusos y pidió perdón a las víctimas, ha negado los hechos en un segundo contacto con el diario 'Ara'.