Ir a contenido

La Federación Catalana de Autismo pende de un hilo

La entidad lamenta "quedar excluida" de las subvenciones que atorga Afers Socials y teme cancelar proyectos de apoyo a familiares

El govern afirma que esta subvención ha sido más concurrida que el año anterior pero el Estado no ha aumentado la inversión

Elisenda Colell

 Actitivades para concienciar sobre el autismo en el Museu Maritim.

 Actitivades para concienciar sobre el autismo en el Museu Maritim. / JOSEP GARCIA

La Federació Catalana de l’Autisme sufre por su futuro después de conocer la resolución de las subvenciones que otorga la Generalitat, publicada a finales de diciembre. Se trata del dinero obtenido a través de la casilla del 0,7% del IRPF que ingresa el Estado, pero reparten las Comunidades Autònomas. La entidad asegura a EL PERIÓDICO que si el año pasado recibieron 14.183 euros de esta subvención, este año el dinero público ha caído hasta los 1.230 euros. Una rebaja del 90%. "No nos lo esperábamos, tendremos de prescindir de muchos servicios, despedir a personal y optar por el voluntariado" explica Neus Payerol, una de los miembros de la junta directiva de la Federación. Payerol pone como ejemplo un caso muy concreto: el servicio de atención a las familias. Se trata de una ayuda que reciben los padres de los niños autistas para aprender a tramitar la dependencia de sus hijos, pedir ayuda psicológica para los progenitores, o colonias de verano para los chicos, entre otros muchas dudas que puedan surgir. "No podremos pagar el sueldo de la profesional que lo gestiona", asegura Payerol. "Nos tendremos que turnar entre todos, o tendremos que dejarlo de ofrecer", lamenta.

Pero la federación agrupa 6 entidades que trabajan con un millar de familias con hijos autistas en distintas zonas de Catalunya. Entre todos, este año han presentado 19 proyectos: 11 han sido aceptados y 8, descartados. El Govern les cubre 122.845, 82 euros. Dos mil menos que el año pasado, cuando presentaron la mitad de iniciativas que ahora. Una de las entidad más afectada es Autisme amb Futur. Esta asociación, fundada en 2012, ha recibido cero euros públicos. Uno de los proyectos que querían estrenar era un servicio de atención a las familias autistas pionero en la zona del Penedès-Garraf. "No vamos a poder hacer nada, no tenemos ninguna otra formula de ingresos y está claro que las familias no pueden pagar el 100% del servicio", explica la presidenta de la entidad, Veronica Masdeu.

Según Payerol, que las famílias pierdan este servicio es un "problema grave". "Cada vez se diagnostican más niños autistas en Catalunya, ya representan el 10% el total", explica, y añade que no hay servicios públicos que asesoren y atiendan a las famílias. "Si existieran, nosotros no lo tendríamos que organizar", lamenta.

El departament d’Afers Socials, consultado por esta redacción, admite que la subvención que ha recibido la Federación este año se ha vista reducida. Sin embargo, fuentes de la conselleria apuntan que si se tiene en cuenta el total de entidades que trabajan con personas autistas en Catalunya, han recibido 70.000 euros más que el año anterior, llegando a superar el medio millón de euros.

En cualquier caso, este año han aumentado un 60% las peticiones de las entidades sociales en esta convocatoria, siendo uno de los años "más concurridos". "Hemos intentado atender nuevas prioridades como las personas sin hogar o los jóvenes que migran solos" explican des de la consellería. Uno de los principales problemas, según Afers Socials es que el Estado ha dado el mismo dinero para repartir en Cataluña que el año pasado: 31 millones de euros. Sin embargo, afirman des de la Generalitat, el ministerio ha recaudado más dinero que el año pasado. En concreto, 11 millones más que, según la Generalitat, se han destinado a otras comunidades

Temas: Autismo