Ir a contenido

POLÉMICA

Un juez hace repetir el concurso para jefe de Biblioteques de la Generalitat por "sospecha de falta de imparcialidad"

El recurso contencioso establece que se nombre una nueva junta que evalúe de nuevo a los candidatos, Josep Vives y Carme Fenoll

Ernest Alós

Carme Fenoll.

Carme Fenoll.

Un juez ha ordenado que se repita el proceso de selección del jefe del Servei de Biblioteques de la Generalitat, al apreciar una "sombra de sospecha de falta de imparcialidad" en la actuación de la junta de méritos que decidió conceder la plaza en propiedad, en el año 2017, al que fue jefe de bibliotecas bajo el mandato del 'conseller' de Cultura Joan Manuel Tresserras, Josep Vives, y no a la otra candidata, la entonces jefa del servicio Carme Fenoll, nombrada por el 'conseller' Ferran Mascarell y mantenida en el cargo por su sucesor Santi Vila, bajo cuyo mandato se resolvieron las oposiciones. A causa de esta "sombra de sospecha", el juzgado contencioso administrativo número 17 de Barcelona ordena que se reemprenda el proceso a partir de la presentación de la memoria de los candidatos (no antes como reclamaba Fenoll) con una nueva junta de méritos que "no podrá ser integrada por ninguno de los miembros titulares o sustitutos que han formado la anterior". El Departament de Cultura, no obstante, recurrirá la decisión.

Carme Fenoll apeló contra la decisión, que a igualdad de méritos en el resto de los apartados otorgó mayor puntuación a Vives ya que le concedió a este dos puntos por contar en el nivel D de catalán mientras que la memoria del proyecto para el servicio de bibliotecas de Fenoll fue mejor valorada que la de su oponente, pero solo con 1,5 puntos de diferencia. Fenoll argumentó que no se le había computado un máster y cuestionó los criterios para valorar sus respectivos proyectos, pero la junta de valoración aún le rebajo la puntuación, tras su apelación, argumentando errores gramaticales en su texto y el uso de material ajeno. En el momento en que se ejecutó el concurso, Vives era el presidente de la sectorial de Cultura de ERC, uno de los argumentos que esgrimieron los partidarios de Fenoll en artículos y mensajes en las redes sociales, junto a la buena valoración de su gestión, para criticar el resultado del concurso.

El juez reprocha a los responsables del concurso que no hiciesen públicos los criterios detallados de valoración ni antes ni después del proceso selectivo. "La actuación de la Junta de Méritos, no dando a conocer los criterios de valoración a los candidatos, aplicando elementos de valoración ajenos a las bases del concurso y no motivando adecuadamente elementos básicos de su valoración, implica la existencia de una sombra de sospecha de falta de imparcialidad que hace imprescindible su total renovación, para preservar el principio de igualdad", establece el fallo.

"Vicios en la actuación"

Pero aún más duro el juez Federico Vidal Grases contra la respuesta de la junta de valoración a la primera apelación de Fenoll, en la que introdujo nuevos criterios que no se utilizaron en su primera decisión, así como con los argumentos del actual jefe del servicio, Josep Vives. Allí la junta señaló una serie de "defectos gramaticales" en la memoria de Fenoll como uso de mayúsculas, gerundios y pronombre débiles, que llevaron a restarle más puntos  "pero no nos dice concretamente cuáles son y dónde se encuentran", lo que "lleva al convencimiento de la existencia de vicios en la actuación de la junta de méritos".  También reprocha el juez que esta revisión solo se hizo sobre la memoria de Fenoll. 

Con todo, el fallo no acepta la petición de Fenoll de reiniciar el proceso antes de la presentación de memorias, ya que así se permitiría "que los candidatos modificasen el contenido de lamisma buscando maneras de perfeccionarla o para eliminar hipotéticos defectos que tales memorias pudiesen tener". La junta también dictaminó en esa segunda resolución que rebajaba la nota de la memoria "la utilización excesiva de material ajeno" por Fenoll, que Josep Vives llegó a calificar de "plagio, haciendo referencia a una hipotética responsabilidad penal".  Sobre este extremo, el juez no entra a valorarlo aunque recoge el argumento de Fenoll de que se trataba de materiales de uso libre elaborados por la dirección del servicio de bibliotecas mientras ella era resposable de este, opina que "no deja de ser sorprendente que en la valoración inicial la junta no detectase la existencia de estas copias" y considera "improcedentes y manifiestamente excesivos" los comentarios del actual jefe del Servei de Biblioteques.