Ir a contenido

Negligencia del 2005

Unos padres recibirán 3,3 millones por las secuelas de un parto en el Institut Dexeus

Es la mayor indemnización fijada en España por una negligencia médica, de la que se hará cargo Sanitas

El niño, que tiene ahora 13 años, presenta gravísimas secuelas por la asistencia deficiente que recibió

J. G. Albalat

Antigua sede del Instituto Dexeus, en el 2013.

Antigua sede del Instituto Dexeus, en el 2013. / Albert Bertran

Indemnización millonaria. Los padres de un menor recibirán 3,3 millones de euros por las gravísimas secuelas que padece su hijo a causa de la deficiente asistencia recibida en el 2005 durante el parto en el Institut Dexeus de Barcelona. Un juzgado de Madrid ha condenado a la compañía aseguradora Sanitas, con la que la familia tenía contratada una póliza, a pagar la indemnización de 1,9 millones de euros, más los intereses legales de 1,4 millones, según avanza este jueves 'El País' y ha confirmado EL PERIÓDICO. Se trata de la mayor cuantía dictada hasta la fecha por un juzgado español por una negligencia sanitaria, según el abogado de los padres del menor, Rafael Martín Bueno.

El niño, que ahora tiene 13 años, sufrió durante el parto una grave falta de oxígeno que le causó daños irreparables en el cerebro. La causa fue el retraso de al menos seis horas en la aplicación de una cesárea de urgencia debido al deficiente seguimiento del estado de la madre y el feto. La mujer acudió a urgencias el 22 de abril del 2005 por un intenso dolor abdominal y contracciones. Estaba de 26 semanas. Los médicos le hicieron una econografía sobre las 12 de la mañana y le detectaron un hematoma retroplacentario. Pero nadie vio los resultados hasta las 18.30 horas. Entoces se dieron cuenta de que el hematoma estaba produciendo sangrado interno en la madre, disminuyendo el flujo de oxígeno al niño. Los facultativos iniciaron la cesárea y tardaron otros 50 minutos en extraer el feto.

Falta de vigilancia

La sentencia establece que "existió una inadecuada vigilancia en el tratamiento, ya que se dejó transcurrir seis horas" sin que "se comprobara el bienestar del feto ni se efectuaran nuevas pruebas diagnósticas". "Esa falta de vigilancia desembocó en que la hipoxia causara lesiones neurológicas irreversibles al menor", concluye la resolución. El menor es totalmente dependiente y se le ha reconocido un 92% de discapacidad. Además, ha tenido que ser sometido a una docena de intervenciones. "Cada noche se le tiene que cambiar de postura siete u ocho veces", explica el abogado Martín Bueno, especialista en negligencias médicas.