Ir a contenido

ENTRÓ EN VIGOR A PRINCIPIOS DEL VERANO

Los Mossos deben revisar ahora si se ha cumplido el protocolo en el primer tiro de pistola Taser en Salt

Por mandato parlamentario, una grabación tiene que permitir comprobar si el uso de la pistola eléctrica ha sido o no adecuado

Oficialmente se subraya que el hombre recibió la descarga para evitar "males mayores", cuando estaba en el suelo pero todavía "no había sido inmovilizado"

Guillem Sànchez

Así fue el primer disparo de los Mossos con pistola Taser tras una persecución en Salt. / EL PERIÓDICO

Los Mossos d’Esquadra de Girona estrenaron este sábado las pistolas eléctricas Taser para reducir a un hombre exaltado que, según fuentes del cuerpo catalán, se mostraba agresivo tanto con su exmujer y su hija como con los agentes que acudieron a detenerle. Esta primera actuación será ahora revisada por un equipo interno de los Mossos, como ocurrirá siempre que se haga uso de la Taser. La revisión debe contar con la grabación de la cámara que llevaba en la pechera el agente que hizo uso de la pistola eléctrica, para concluir que la actuación en Salt ha sido adecuada y proporcional. 

El hombre, de 43 años, de nacionalidad española y con diversos antecedentes policiales, que fue objeto de este primer tiro con Taser fue arrestado "sin sufrir ningún daño" poco antes de las 15.00 horas en la calle Sant Antoni de Salt (Girona), según aclaran las mismas fuentes, y deberá responder judicialmente por los delitos de violencia doméstica y atentado contra agentes de la autoridad

Hombre al suelo, "no reducido"

Un vídeo grabado en plena calle muestra la llegada de los Mossos al lugar de los hechos, junto a agentes de la Policía Local de Salt. En esta secuencia, el presunto maltratador se enfrenta con los policícas y se ve rodar a un agente por el suelo. Pero varios mossos se avalanzan sobre él y logran tirarlo al suelo. Es en ese instante cuando aparece en el vídeo publicado por este diario la pistola taser, en manos del jefe de turno. 

Los Dispositivos Conductores de Energía (DCE), nombre oficial de las pistolas eléctricas, se adquirieron porque permiten liberar sobre una persona agresiva -que por su actitud comprometa gravemente la seguridad del resto de ciudadanos- una descarga eléctrica que provoca un fallo motor en su cuerpo y que se desplome al suelo, para luego ser arrestado sin necesidad de reducirlo haciendo uso de la fuerza física. 

En la secuencia de Salt que recoge el vídeo grabado por un ciudadano, sin embargo, se hace uso de la Taser cuando -aparentemente- el presunto maltratador machista ya se encuentra en el suelo y con varios agentes encima, según diversos agentes de los Mossos han señalado a EL PERIÓDICO. Según se anunció, la pistola eléctrica era precisamente "para evitar el cuerpo a cuerpo", matizan, algo que en Salt ya había sucedido. Todos ellos, no obstante, se muestran "prudentes" porque el vídeo del vecino está incompleto y recuerdan que el jefe de turno llevaba una cámara de vídeo y que su grabación sí estará completa y podrá ser revisada internamente.

Oficialmente, los Mossos subrayan que aunque el hombre se encontraba en el suelo todavía "no había sido reducido" y que se empleó la taser para "evitar males mayores" y eso facilitó que resultara posible ponerle las esposas. 

Actuación a revisión 

Por mandado parlamentario, cada vez que se utilize una Taser X2 -el modelo adquirido- debe grabarse completamente la secuencia que ha justificado esa descarga -el agente que empuña el arma también lleva una cámara de vídeo fijada en la pechera de su uniforme- y debe tenerse a mano un desfibrilador para poder reanimar al reducido, en caso de que el disparo de la Taser provocara una parada cardíaca. En el Parlament el compromiso contraído consistía en un mecanismo que activaba automáticamente la cámara en cuanto se desenfundaba la pistola. Sin embargo, por problemas de patentes, se optó por un modelo que obliga al agente que usa la Taser a activar manualmente el dispositivo de grabación. 

Tras una actuación con Taser, la grabación debe entregarse y será revisado si su uso ha sido o no adecuado.  Tanto el portavoz de los Mossos, Albert Oliva, como el intendente Josep Antoni Saumell, subjefe de la División Técnica de Planificación de la Seguridad, subrayaron durante la rueda de presentación de las armas, que se llevó a cabo el 25 de junio en Girona, que cada disparo con las Taser debe estar justificado y que se perseguirá la mala praxis de esta arma del mismo modo que se hace con las de fuego.  

Las primeras pistolas, en Girona

El reparto de Taser comenzó ese 25 de junio como una prueba piloto en las comisarías de Girona, Blanes, Figueres y las áreas regionales de Recursos Operatius de Girona. El 9 de julio comenzaron a repartirse por el resto de la regiones policiales, a medida que fueron llegando las cámaras de vídeo que acompañarán a cada pistola eléctrica. Sobre el 15 de julio, estaba previsto que se distribuyeran en las regiones policiales Central, Norte y Sur; el 31 de julio, en las de Barcelona, Camp de Tarragona y Terres de l'Ebre; y el 15 de agosto, en las de Ponent y Pirineu. 

Antes de que termine otoño, debe haber una pistola Taser en cada una de las noventa comisarías que existen en Catalunya. La usará únicamente el responsable del turno de cada área básica policial. Es decir, este será el encargado de colocarse la cámara de vídeo y de disparar la descarga eléctrica en caso de que sea imprescindible. También dispondrán de Taser el Grupo Especial de Intervención (GEI), la Brigada Móvil (Brimo) y las ARRO (antidisturbios regionales). 

Irídia criticó la ausencia de grabación automática 

El Centro para la Defensa de los Derechos Humanos Irídia mostró en junio su preocupación ante la adquisición de las pistolas eléctricas y avisó que seguiría de cerca "la implementación" y vigilaría "cualquier vulneración" que pudiera producirse en el futuro. Inquietaba "especialmente" que la persona que decide "en qué momento se graba la actuación" con las Taser es el propio agente en lugar de que las cámaras comiencen la grabación automáticamente cuando se desenfunda el arma, tal como los Mossos anunciaron en el Parlament. Irídia solicitó asimismo que la instrucción que guiará el uso de estas pistolas no se haya hecho pública "para poder evaluarla". 

0 Comentarios
cargando