Ir a contenido

IDIOMAS

Más de 3.000 personas se examinan para obtener certificados de lengua catalana

Los niveles C1 y C2, entre los más demandados

Los resultados de las pruebas, que se han realizado en 16 localidades catalanas, se publicarán el próximo seis de septiembre

El Periódico

Estudiantes en una aula de la UPC durante un examen.

Estudiantes en una aula de la UPC durante un examen. / JULIO CARBO

Un total de 3.277 personas se han presentado a los exámenes para la obtención de los certificados de conocimiento de lengua catalana correspondientes al nivel de suficiencia (C1) y superior (C2).

Según el actual sistema de certificados de la Direcció General de Política Lingüística de la Generalitat, el nivel C1 evalúa si el examinando tiene un dominio del uso de la lengua general, en la variedad estándar, para comunicarse satisfactoriamente en las situaciones comunicativas que requieren el uso de un lenguaje medianamente formal o formal.

Por otra parte, la prueba para obtener el nivel C2 se dirige a personas que llevan a cabo tareas y actividades lingüísticas complejas en el ámbito laboral o académico, tanto en las comunicaciones orales como en las escritas, y que necesitan acreditar un nivel muy alto de catalán.

El certificado con más demanda corresponde al nivel de suficiencia (C1), con 1.970 personas inscritas, un 6% más que el año pasado, mientras que al certificado de nivel superior (C2) se han inscrito 1.768 personas, una cifra un 3 % superior a la del año anterior.

Los certificados C1 y C2 reúnen el 80 % de la inscripción a los diferentes exámenes de niveles de lengua catalana, mientras que el resto se reparte, entre el nivel intermedio (B2), elemental (B1) y básico (A2), en este orden.

Las pruebas, cuyos resultados se publicarán el próximo 6 de septiembre, se han llevado a cabo en un total de 16 localidades catalanas: Barcelona, Figueres, Girona, Granollers, Igualada, Lleida, Manresa, Mataró, Reus, Sabadell, Tarragona, Terrassa, Tortosa, Vic, Vilafranca del Penedès i Vilanova i la Geltrú. También se han hecho pruebas en Fraga (Huesca) y Perpignan (Francia).