Ir a contenido

A PARTIR DEL CURSO PRÓXIMO

Francia prohíbe por ley los móviles en colegios e institutos

La norma aún no precisa las sanciones ni cómo se aplicará la prohibición

Los detractores consideran que la medida será inútil porque no se puede registrar a los alumnos

Eva Cantón

Unos jóvenes manejan sus móviles en el centro de Barcelona.

Unos jóvenes manejan sus móviles en el centro de Barcelona. / FERRAN NADEU

A partir del próximo curso académico, los alumnos franceses no podrán usar sus teléfonos móviles en colegios e institutos. La Asamblea Nacional ha probado un proyecto de ley que Emmanuel Macron prometió durante la campaña presidencial pero que genera un gran escepticismo.

El texto ha salido adelante con los votos del grupo mayoritario de la Cámara, La República en Marcha (LREM) y del centrista MoDem pero el resto se han opuesto a una iniciativa que juzgan inútil e incluso hipócrita. “Una simple operación de comunicación”, han dicho en las filas de Los Republicanos.

Actualmente, la mitad de los 50.000 colegios y 7.000 institutos del país contemplan la prohibición en sus reglamentos de régimen interno y desde el 2010 está vetado durante las clases por una circular del Ministerio de Educación.

Sin embargo, el titular del Departamento, Jean Michel Blanquer, ha querido que figure en la legislación francesa para darle una base jurídica más sólida y que la prohibición sea la tónica cuando el reglamento del centro no la contemple.

El problema es que la ley no especifica cómo aplicarla y las asociaciones de padres de alumnos dudan de su eficacia. Blanquer, en cambio, defendió el texto hace meses poniendo al Consejo de Ministros como ejemplo.

Comunidad educativa

Los ministros dejan cada miércoles sus smartphones en un casillero del Elíseo antes de entrar a despachar con el presidente. “Creo que esto lo puede hacer cualquiera”, dijo.  Pero Blanquer no logró convencer a la comunidad educativa. Para empezar porque no tienen presupuesto para casilleros.

“Tenemos confianza en los equipos sobre el terreno para solucionar esto. Lo importante es que los centros se hagan cargo del tema con una consigna clara de los poderes públicos: el principio de prohibición”, ha respondido el presidente de la comisión de Educación en la Asamblea, Bruno Studer, al ser preguntado por la ambigüedad de la ley. Todo indica que a los alumnos se les pedirá simplemente guardar el móvil apagado en la mochila.