Ir a contenido

APELACIÓN A LA CONDENA

La defensa de 'la Manada' se alinea con el juez que vio sexo "con jolgorio"

El abogado insinúa que la presión popular ha influido en la sentencia condenatoria

El letrado denuncia una "cacería mediática" contra sus clientes

J. G. Albalat / Rafa Julve

Los miembros de ’la Manada’, durante las fiestas de San Fermín del 2016.

Los miembros de ’la Manada’, durante las fiestas de San Fermín del 2016.

La defensa de cuatro de los cinco miembros de 'la Manada' condenados a nueve años de cárcel por abusar sexualmente de una joven en los Sanfermines del 2016 se ha alineado en su recurso con el magistrado que se inclinó por la absolución y vio en el vídeo que grabaron los acusados sexo con "un ambiente de jolgorio". El abogado Agustín Martínez Becerra señala en el escrito, presentado este martes ante el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, su "absoluta adhesión" al voto particular del magistrado Ricardo González. "Resultaría osado por nuestra parte intentar mejorar el análisis de la prueba practicada" por este juez, expone el texto al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO.

El recurso de José Ángel Prenda Martínez, Ángel Boza Florido, Alfonso Jesús Cabezuelo Entrena y Jesús Escudero afirma que en la sentencia solo se ha recogido la versión de la víctima, cuando esta ha ido rectificando sus palabras, a la vez que da a entender que se ha impuesto la condena por la influencia de la presión popular y el juicio mediático en torno al caso. También opina lo mismo el letrado sobre las declaraciones de algunos testigos, a los que atribuye haberse dejado llevar por el "juicio popular". La pena impuesta fue por abuso sexual y no por agresión sexual (violación), a pesar de que hubo penetración y felaciones. El tribunal entendió que no hubo intimidación.

La defensa destaca que la sentencia "ha quedado indefectiblemente contaminada" por la práctica de las pruebas que "han estado pervertidas" por el "juicio paralelo o mediático". E incide en que la imagen pública de los procesados "ha quedado marcada" cara a la sociedad. En su recurso, que se suma a los presentados por el resto de acusaciones, fiscalía y defensa, el abogado de los cuatro miembros de 'la Manada' alega que ha habido "una auténtica cacería mediática" sobre los acusados "con la difusión de mensajes, conversaciones, grabaciones e imágenes que han ido directamente a minusvalorar hasta niveles infrahumanos la condición personal de los mismos".

Crítica al ministro

El abogado critica además las declaraciones del ministro de Justicia, Rafael Catalá, que aseguró que el juez que dictó el voto particular "tiene algún problema singular". Martínez Becerra asegura que este representante del Gobierno, "yendo mucho más allá del respeto debido a la autoridad judicial y a la separación de poderes, realizó declaraciones, sin duda, ofensivas".

El escrito detalla que en los hechos probados en la sentencia "se hacen aseveraciones carentes de la más mínima actividad probatoria que vulneran de forma flagrante" la presunción de inocencia. Insiste que en este proceso el debate era "simple":  "o la denunciante mantuvo relaciones sexuales con los acusados según acuerdo previo" o "se vio sometida por violencia o intimidación a manter relaciones sexuales en contra de su voluntad". "Negro o blanco, no había lugar a los grises en el planteamiento que las partes presentaron ante el tribunal", argumenta. A su entender, parece que se haya buscado "una resolución que produjera satisfacción general, dando, de suyo, una respuesta a la inquietud social" generada por el proceso.  

El abogado se pregunta: "¿Cómo puede interpretarse una acción voluntaria contra su consentimiento, si ella [la víctima] no lo expresó, y la propia denunciante reconoció en la vista oral que ellos [los procesados] pudieron entender que deseaba ese encuentro sexual". Y más: "¿Cómo puede hablarse de una situación de 'shock' que impidiera una reacción de la denunciante si en ningún momento de la relación sexual se produce ni un gesto del que se pueda derivar un mínimo rechazo, gesto de asco, pena, dolor, sufrimiento o cualquier otro del que se pueda denotar incomodidad o disguntos?" Por ello, atribuye la denuncia al "temor" de la joven a que se colgara en las redes sociales la grabación sobre el encuentro sexual.

La joven que denunció al grupo en Pozoblanco niega que autorizara que la grabaran

La joven de 21 años que denunció a 'la Manada' por unos presuntos abusos sexuales cometidos en mayo del 2016 en un coche durante el trayecto que va del municipio cordobés de Torrecampo al de Pozoblanco (20 kilómetros) ha ratificado este martes ante el juez que no permitió que la grabaran y ni mucho menos que después se difundiera el vídeo en el que aparece ella con los acusados en un vehículo.  

Por otra parte, las defensas de los acusados manifestaron que el supuesto uso de burundanga para dejar inconsciente a la víctima es "una elucubración interesada", al tiempo que sobre el vídeo de los hechos "no se han formulado preguntas, teniendo en cuenta que ella no recuerda nada", según apuntaron a Europa Press desde la defensa.

Los investigados grabaron los supuestos abusos con un móvil y compartieron uno de los dos vídeos en un 'chat'. El juez sostiene que "existen serios indicios de que podrían haberse utilizado sustancias específicamente destinadas para provocar la inconsciencia de la víctima".