Ir a contenido

La jefa de la BBC en China dimite por la brecha salarial

Carrie Gracie descubrió que cobraba mucho menos que otros colegas hombres

El Periódico

Carrie Gracie.

Carrie Gracie.

La responsable de la BBC en China, Carrie Gracie, ha anunciado este lunes que abandona su puesto debido a la desigualdad salarial entre hombres y mujeres que existe en la cadena de radiotelevisión pública británica, según publicó en su blog personal.

Gracie, que lleva tres décadas trabajando en la BBC, explicó que atraviesa una "crisis de confianza" debido a la desigualdad de género que hay en la entidad y dijo que recuperará su puesto anterior en la redacción de televisión, donde espera que le "paguen de forma igualitaria".

"No estoy pidiendo más dinero. Creo que estoy muy bien pagada ya, especialmente siendo una trabajadora de una organización financiada públicamente. Simplemente quiero que la BBC acate la ley y valore a los hombres y las mujeres por igual", reivindicó la periodista.

Gracie lamentó que la información sobre nóminas que presentó la BBC hace seis meses revelase no solo que los presentadores y directores cobran más que las mujeres, sino que hay una diferencia "indefendible" entre el salario de hombres y mujeres en los mismos puestos de trabajo.

No figuraba en la lista de los mejor pagados

La cadena británica presentó en julio de 2017 la lista de empleados con salarios anuales superiores a 150.000 libras (203.000 dólares, 169.000 euros), en la que Gracie no aparecía, y que le permitió descubrir que dos responsables internacionales ganaban "al menos un 50 % más" que dos mujeres en puestos similares.

Ante esta circunstancia, Gracie pidió a la dirección que se igualara el sueldo de los cuatro responsables, pero la BBC en respuesta únicamente le ofreció una subida de salario que todavía "seguía lejos de equiparar los sueldos".

En su blog, Gracie explica que es especialista en China, habla con fluidez el chino mandarín y lleva 30 años informando acerca del país asiático para la BBC. Hace cuatro años le ofrecieron el puesto de responsable, que aceptó sabiendo que "demandaría sacrificios y resistencia", afirma.

Vigilancia y acoso

"Tendría que trabajar a 5.000 millas (8.000 kilómetros) de mi hijo adolescente, y en un país altamente censurado y de partido único tendría que enfrentarme a vigilancia, acoso policial e intimidación oficial", destacó.

A pesar de ello, la periodista aceptó el reto pero pidió a sus jefes que le pagaran lo mismo que a sus homólogos varones. "Como muchas otras mujeres en la BBC, siempre he sospechado que me pagaban menos de forma rutinaria, y en este punto de mi carrera estoy decidida a no permitir que siga ocurriendo", subrayó.

En Twitter muchos usuarios han mostrado su apoyo a la periodista con la etiqueta #IStandWithCarrie (yo apoyo a Carrie), que ya es "trending topic" en esa red social en el Reino Unido y se ha ganado el apoyo de muchas colegas de la BBC.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.