25 sep 2020

Ir a contenido

Naloxona para todos

El antagonista de los opiáceos se ha convertido en un auténtico salvavidas ante las sobredosis en EEUU

Se recomienda facilitar y expandir su uso, pero se teme que Trump refuerce la guerra contra las drogas

Idoya Noain

Restos de heroína en una habituación de hotel de Tijuana, en México, donde la policía encontró a un fallecido por sobredosis, en una foto de archivo.

Restos de heroína en una habituación de hotel de Tijuana, en México, donde la policía encontró a un fallecido por sobredosis, en una foto de archivo. / GUILLERMO ARIAS / AP

El 14 de abril del año pasado, Prince volvía de ofrecer un concierto cuando sufrió una sobredosis de Percocet, un analgésico que contiene oxicodona. Su avión realizó un aterrizaje de emergencia y el artista recibió una inyección que le salvó la vida. Seis días después, Prince sufrió otra sobredosis, en esa ocasión con unas pastillas etiquetadas como hidrocodona en las que análisis posteriores detectaron fentanilo. Estaba solo en su casa. Murió.

Esa diferencia entre la vida y la muerte tiene un nombre: naloxona. Es un antagonista de los opiáceos que en uno o dos minutos revierte sus efectos y devuelve la respiración a la víctima de una sobredosis. Administrado con inyecciones o mediante un espray nasal (más útil en situaciones complicadas como cuando no se puede localizar una vena en el adicto o hay agitación) se ha convertido en muchas partes de Estados Unidos en la primera línea de defensa en la guerra desatada por la epidemia, un auténtico 'salvavidas'.

Así ha definido la naloxona la Comisión para el Combate de la Drogadicción y Crisis de Opioides establecida por Donald Trump. Y entre las recomendaciones de su informe preliminar está la de "equipar a todos los agentes del orden en EEUU con naloxona para salvar vidas".

Los estados, a la delantera

Sería un paso más en un camino en el que las autoridades estatales y locales llevan la delantera al Gobierno nacional. Aunque algunos grupos que trabajan con adictos empezaron a distribuir naloxona ya en los años 90, en los últimos años se ha ido incorporando a los equipos de policías, bomberos y paramédicos de emergencias en la mayoría de los estados. Y una acción del Gobierno federal podría dar poder al secretario de Sanidad para negociar precios reducidos con las farmacéuticas tanto para servicios públicos sanitarios como de emergencias.

La Comisión también ha recomendado crear un marco legislativo para que los estados puedan crear normas que faciliten que cualquiera pueda comprar la naloxona, una propuesta en la que también muchas autoridades locales se han adelantado ya: 47 de los 50 estados han expandido el acceso y en 34 hay regulación que hace la naloxona accesible al público general.

Mientras la Agencia del Medicamento (FDA) da pasos pasos para intentar que pueda venderse en todo el país sin necesidad de receta, algunos estados también se adelantan. Empezando por Massachussetts en el 2014, seis estados ya han declarado sus propios estados de emergencia y en ciudades como Baltimore (donde en el nuevo curso escolar, como en todo el estado de Maryland, todas las escuelas estarán obligadas a tener un 'kit' con naloxona) cualquiera puede comprarla sin receta. Nueva York se convirtió en el primer estado con un programa para subvencionar la compra en la farmacia.

Oposición

No todo el mundo, no obstante, defiende el uso de la naloxona. En Middeltown (Ohio), la policía ha dejado de llevarla y un concejal ha propuesto dejar de atender a los adictos tras dos sobredosis si no pagan los costes de las emergencias. Se esgrime un razonamiento económico: aunque cada dosis tiene un coste de 36 dólares, calculan que entre ambulancia y atención médica se eleva hasta más de 1.100 dólares por cada intervención), y en los primeros seis meses del año sus paramédicos atendieron 598 sobredosis, 300% más que en el mismo periodo del 2016.

Tras el polémico planteamiento late también un argumento que ha plagado históricamente muchos esfuerzos para combatir adicciones y que también comparte Paul LePage, el gobernador republicano de Maine, que intentó vetar una ley para incrementar el acceso. "La naloxona no salva vidas de verdad, meramente las extiende hasta la siguiente sobredosis", dijo en su propuesta de veto, que fracasó. "Crear una situación donde un adicto tiene una aguja de heroína en una mano y una dosis de naloxona en la otra produce una sensación de normalidad y seguridad alrededor del uso de la heroína que solo sirve para perpetuar el ciclo de la adicción", declaró. 

LePage piensa como otros críticos convencidos de que la naloxona da una red a los drogadictos, permitiéndoles tomar más riesgos, pero es un argumento que muchos especialistas denostan, comparando decir que la naloxona anima al riesgo con plantear que los cinturones de seguridad animan a la conducción más temeraria.