Vacaciones a la francesa

Los descansos escolares en Francia los decide el Gobierno de acuerdo con los padres, las autoridades turísticas y las de seguridad vial

El periodo oficial de clases es siempre de 36 semanas, según establece la legislación gala

Niños jugando en la nieve en la plaza Bellecour de Lyon (Francia).

Niños jugando en la nieve en la plaza Bellecour de Lyon (Francia). / AFP / PHILIPPE MERLE

3
Se lee en minutos
Eva Cantón
Eva Cantón

Periodista

ver +

El calendario escolar es un asunto recurrente de polémica en Francia y cualquier reforma es objeto de debates acalorados y notables resistencias, tanto sindicales como por parte de las familias. Actualmente, en el país vecino las vacaciones de los alumnos se rigen por un doble criterio, el académico y el turístico.

De hecho, aunque es el Ministerio de Educación quien establece las fechas del calendario festivo para un periodo de tres años, lo hace con el consenso de las asociaciones de padres de alumnos, con la secretaría de Estado de Turismo y con la de Seguridad Vial. 

La legislación estipula que el curso escolar francés dure un mínimo de 36 semanas. La norma hoy en día es que cada siete semanas de clase haya dos de descanso. Sin embargo, la última reforma de la ministra Najat Vallaud-Belkacem modificará esta pauta a partir del curso 2017-2018. El tramo final del próximo curso escolar podría así durar de nueve a 11 semanas en función de la zona en la que se encuentre el centro educativo.

TRES ZONAS DE REFERENCIA

Desde 1964, las vacaciones no son simultáneas en todo el territorio francés. El ministerio reparte en tres zonas la Francia metropolitana por una razón puramente económica. Escalonar los periodos de ocio permite alargar las vacaciones de invierno y de primavera cuatro semanas. De paso, las estaciones de esquí tienen el público asegurado.

La última reforma también altera la configuración de las tres zonas escolares, para tener en cuenta el nuevo mapa territorial francés que, en el 2015, pasó de 22 a 13 regiones, entre otras cosas para reequilibrar demográfica y económicamente el peso de las diferentes administraciones. 

Así, la llamada zona A la forman Aquitania, Auvernia-Ródano-Alpes y Borgoña-Franco Condado. En la zona B figuran las de la mitad norte (Norte-Picardía, Bretaña, País del Loira y Centro-Valle del Loira), mientras que en la zona C están la Isla de Francia -la región parisina- y el Midi-Languedoc. Sin contar las vacaciones de verano, hay cuatro periodos de descanso a lo largo del curso: Todos los Santos, Navidad, invierno y primavera.

La reforma prevista para el año próximo  tampoco aborda la reducción de las vacaciones estivales en aras del consenso

El asunto no es sencillo. Por ejemplo, los alumnos de un colegio parisino (zona C) iniciaron el curso el pasado 1 de septiembre. Sus primeras vacaciones las disfrutan del 19 de octubre al 3 de noviembre. Las de Navidad (del 17 de diciembre al 3 de enero) son iguales en las tres zonas. Del 4 al 20 de febrero serán las de invierno y del 1 al 18 de abril las de primavera. El sábado 8 de julio del 2017 arrancan las de verano en todo el territorio nacional. Por su parte, los profesores franceses empezaron a trabajar el 31 de agosto y terminarán el curso el 8 de julio.

AYUDAS A CENTROS DE OCIO

Noticias relacionadas

A pesar de que Francia lleva tiempo barajando una reducción de las vacaciones estivales, la actual titular de Educación la ha descartado de la reforma en aras de lograr el mayor consenso posible. Por lo tanto, se mantiene el marco legal de 36 semanas lectivas. Por otra parte, el nuevo calendario prevé que los directores autoricen al profesorado a contar con dos medias jornadas fuera del horario lectivo para dedicarse a tareas de formación.

El centro de ayuda familiar (CAF) dependiente de la dirección departamental de cohesión social concede subvenciones a los centros de ocio que ofrecen actividades culturales o deportivas durante las vacaciones. El coste depende del nivel de renta de los padres, que pagan solo una parte de la actividad.