Stop Mare Mortum, por una Europa de los derechos

Stop Mare Mortum, ganadora del premio Mercè Conesa, exige una UE que dé acogida a los desplazados

Manifestación contra el racismo, el pasado 19 de marzo en Barcelona

Manifestación contra el racismo, el pasado 19 de marzo en Barcelona / JOSEP GARCIA

2
Se lee en minutos
LUIS BENAVIDES / BARCELONA

En el Mediterráneo han perdido la vida más de 30.000 personas desde el 2000 como consecuencia de unas políticas migratorias y de un control de fronteras que la plataforma Stop Mare Mortum (SMM) califica como genocidas. «La plataforma nace poco después del hundimiento de un barco el 19 de abril del 2015 en el que murieron ahogadas más de 700 personas que intentaban alcanzar las costas europeas. Al día siguiente, tras una cadena de correos electrónicos, nos reunimos en Barcelona con la idea de crear algo nuevo desde la ciudadanía para cambiar la situación en el Mediterráneo», recuerda uno de los miembros de la plataforma, Juli Tello.

Para conseguir una Europa de acogida y respetuosa con los derechos humanos, la plataforma se articula en torno a tres ejes de acción. «Ya existían entidades dedicada a acoger a las persona que dejan sus países de origen, ya sea para salvar la vida o para huir de una situación económica insostenible, y SMM veía necesario ocupar el espacio de la denuncia pública, la influencia política y la sensibilización», cuenta el también integrante del grupo motor de la plataforma y encargado de dar charlas en algunas escuelas.

Noticias relacionadas

SMM, un grupo de entidades y ciudadanos sin ánimo de lucro, organizado de forma asamblearia, ha sido premiada como Millor Iniciativa Solidària del 2015 por EL PERIÓDICO DE CATALUNYA. «Para una entidad joven y pequeña como la nuestra, que necesita seguir creciendo -explica Tello-, recibir este premio es importante a nivel de visibilidad».

«Los gobiernos europeos han demostrado no estar a la altura de las circunstancias y es importante que la gente salga a la calle», afirma Tello, quien destaca tres grandes movilizaciones hasta la fecha. La última, el 19 de marzo, reunió a más de 15.000 personas en Barcelona. «Se celebraba el día mundial contra el racismo y salimos a la calle en contra del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, al que traspasan la responsabilidad de controlar la frontera europea a cambio de 6.000 millones de euros y otras contrapartidas», denuncia el portavoz de la plataforma. Las entidades y particulares sensibilizados en la defensa de los derechos humanos que compartan el manifiesto de la plataforma (www.stopmaremortum.org) son bienvenidos. En este documento, se exige a la Unión a la Unión Europea y a los estados miembros que se clausure el Frontex y destinar esos recursos a la creación de una agencia europea dedicada a la ayuda humanitaria y al rescate, tanto en el Mediterráneo como en todas sus fronteras exteriores. Asimismo, también piden, entre otras cosas, que se amplíe el concepto de persona refugiada, sin hacer distinción entre persona migrada y persona refugiada. "En ambos casos, una vez acogidos -añade Tello- debe garantizarse su inclusión social y laboral".