PREOCUPACIÓN ENTRE LOS PROFESIONALES

Los hospitales concertados no cobrarán en noviembre

El impago de Salut se sumará al de octubre y hace peligrar las nóminas

Un pasillo del Hospital Clínic de Barcelona.

Un pasillo del Hospital Clínic de Barcelona. / ARCHIVO / ALBERT BERTRAN

Se lee en minutos

ÀNGELS GALLARDO
BARCELONA

El Servei Català de la Salut (CatSalut) ha informado a los 55 hospitales con los que concierta su actividad  -Clínic, Sant Pau, El Mar, Parc Taulí  y Mútua de Terrassa, entre ellos- que no solo no les abonará la factura prevista para el 31 de octubre, con la que se saldaría la actividad realizada en agosto, sino que tampoco podrá pagar la de noviembre. Diciembre es una incógnita. Esta inesperada acumulación de impagos, que asciende a 220 millones de euros por mes, ahogará económicamente a los centros y podría motivar que en noviembre no les sea posible abonar los salarios de sus 55.000 empleados, avanzó ayer Manel Farré, presidente del Consorci de Salut i Social de Catalunya (CSSC), patronal de los centros públicos concertados.

«Si los hospitales no cobran dos meses seguidos, en noviembre tendrán dificultades para pagar las nóminas del personal, la partida más importante, seguida de la de los proveedores de material», advirtió Farré. «Los usuarios no han de notar nada, como mínimo al principio, ya que el personal sanitario ha demostrado tener una gran profesionalidad», indicó el presidente del CSSC.

ACUMULACIÓN / Esta deuda súbita, que la Generalitat atribuye al cambio de criterio que el Gobierno central ha aplicado al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), descontando 1.700 millones de euros de la partida inicialmente destinada a Catalunya, se sumará a los impagos parciales o totales que el sector sanitario concertado sufrió en el 2012, cantidades que esperaba cobrar este mes a través del plan establecido por el Instituto de Crédito Oficial (ICO) para resarcir a los proveedores de las administraciones públicas. En concreto, el CatSalut les adeuda el 25% de la factura de febrero, la de abril al completo, el 40% de la de agosto y el 25% de la de octubre, todas del 2012.

«No nos consta que el plan ICO para proveedores se vaya a cumplir en octubre, que era lo previsto -añadió Farré-. El pago de esa deuda hubiera aportado liquidez a la tesorería de los hospitales, para pagar salarios». Ante esta situación, Salut estudiaba ayer fórmulas con las que abonar «el 28%» de la factura de octubre del 2013, una cantidad claramente insuficiente para llegar a fin de año, indicó el sector concertado.

Noticias relacionadas

Las facturas adeudadas por el Cat-Salut reflejan este año una nueva rebaja, del 4,8%, que se suma a las sufridas por el sector concertado desde el 2010. Todos esos recortes han repercutido de forma directa y sustancial en el salario de médicos, enfermería y administrativos que atienden esa extensa red asistencial. «Entre el 2010 y el 2013, el personal de los hospitales concertados ha perdido una media del 20% del sueldo

-reconoció Farré-. Hasta ahora, se ha mostrado comprensivo».