Ir a contenido

ACONTECIMIENTO ASTRONÓMICO

Espectacular eclipse anular de Sol en el Pacífico

La Luna ha llegado a ocultar el 94% del diámetro solar, dejando un fino anillo de luz

El fenómeno ha sido visible en un arco de 13.600 kilómetros, desde China hasta EEUU

Millones de asiáticos y americanos han admirado el espectacular anillo de luz del eclipse anular de Sol visible estos domingo y lunes  en un arco de 13.600 kilómetros a través del Pacífico, desde el sureste de China hasta el oeste de EEUU.

Un eclipse anular se produce cuando la Luna pasa por delante del Sol, pero demasiado lejos de la Tierra para ocultarlo por completo. Tras un lento recorrido de dos horas, en el punto culminante del eclipse, la Luna ha llegado a cubrir el 94% del diámetro solar.

En gran parte del sureste de China, sin embargo, las nubes han impedido una visión clara del fenómeno. En Hong Kong, varios miles de personas se habían reunido en Victoria Harbour con la esperanza de disfrutar del espectáculo, pero una gruesa capa nubosa solo les ha permitido verlo menos de un minuto. "¿Quién no estaría decepcionado?", reconocía Thomas Goethals, un turista belga.

Gran expectación en Japón

En cambio, decenas de millones de personas sí lo han podido ver en Japón, ni que fuera a intervalos, pese a que el cielo estaba parcialmente nublado. Hacia las 7.30 horas del lunes (22.30 GMT del domingo), la Luna ha ocultado el Sol ante la asombrada mirada de los empleados camino de la oficina y los niños que iban a la escuela, todos detenidos en las calles de Tokio para verlo.

Este ha sido el primer eclipse visible en Japón en 25 años y el primero en la capital --la mayor metrópolis del mundo desde la que se pudo contemplar el fenómeno-- desde hace 173. Era también la primera vez en casi un milenio que se podía observar desde una parte tan grande de Japón, de Kagoshima (sureste) a Fukushima (noroeste).

Gafas y telescopios

Además, mucha gente se desplazó para verlo, como Sadanobu Takahashi, de 60 años, residente en Akita (norte), quien acudió con su esposa a la capital y que disfrutaba conmovido del espectáculo junto con otras 200 personas desde lo alto de un edificio de 54 pisos en el céntrico barrio de Roppongi.

Durante la última semana, numerosos grandes almacenes y pequeñas tiendas de Japón llenaron sus estanterías con gafas, filtros, telescopios y libros de astronomía para ofrecer a la gente todos los utensilios necesarios para no dañarse la vista y permitir la correcta visión del eclipse. Agencias de viajes y compañías aéreas también han hecho su agosto, y las televisiones interrumpieron su programación para transmitirlo.

0 Comentarios
cargando