EL DERECHO A LA VIVIENDA

Sindicatos y consumidores reclaman poder saldar la hipoteca con la entrega del piso

Los líderes de UGT y CCOO de Catalunya y ADICAE registran en el Congreso una iniciativa popular a favor de la medida

1
Se lee en minutos

Los líderes de UGT y CCOO de Catalunya y la asociación de consumidores ADICAE han registrado en el Congreso una iniciativa popular para que sea posible cancelar una deuda hipotecaria con la entrega de la vivienda y se dé solución a una situación que creen que únicamente beneficia a la banca.

El dirigente de CCOO de Catalunya, Joan Carles Gallego, uno de los promotores de la iniciativa legislativa popular (ILP) que secundan ocho entidades catalanas, ha asegurado en declaraciones a los medios de comunicación que el objetivo de esta propuesta es poner freno a una situación "injusta, irregular, y que solo beneficia a la banca".

Reivindicación tradicional

El secretario general de ADICAE, Fernando Herrero, ha dicho que se trata de una reivindicación tradicional de los consumidores para acabar con el problema de las familias que, tras ver embargada su vivienda por falta de pago, siguen debiendo hasta el 50% de su valor a la entidad financiera.

Aun así, Herrero ha aclarado que la iniciativa no pretende que exista una "barra libre" de entrega de llaves a cambio de la deuda, sino que quiere lograr una regulación "razonable y justa que evite una condena de por vida por culpa del abuso bancario".

270.000 ejecuciones en tres años

Ha especificado que, para que la entrega de un inmueble saldara la hipoteca, debería tratarse de la vivienda habitual y su dueño tendría que demostrar que es un deudor de buena fe, es decir, que "que no paga porque no puede, no porque no quiere".

Noticias relacionadas

Por su parte, el secretario general de UGT de Catalunya, Josep Maria Álvarez, ha afirmado que el derecho a la vivienda debe ir en paralelo con unas hipotecas justas "que no aten de por vida a las personas" y ha confiado en que la iniciativa prospere, ya que considera que el Parlamento "es la voz del pueblo, no de la banca".

Según el secretario general de ADICAE, entre el 2007 y el 2010 se han producido 270.000 ejecuciones hipotecarias, pero calcula que con una eventual subida de los tipos de interés esta cifra "podría multiplicarse y alcanzar hasta 500.000 familias".