PREPARATIVOS PARA LA VISITA PAPAL

El altar de la Sagrada Família será una roca de Irán de 7,5 toneladas

La misma piedra conforma las columnas sobre las que se edificará la torre central de 170 metros

2
Se lee en minutos
EUROPA PRESS

El altar de la Sagrada Família sobre el que Benedicto XVI oficiará la ceremonia que servirá para dedicar al culto el templo expiatorio es una roca procedente de Irán de unas 7,5 toneladas de peso y tres metros de longitud.

El pórfido --nombre que recibe una roca compacta y dura formada por una sustancia amorfa-- fue colocado en el que será su lugar definitivo antes del verano, mientras que el baldaquino que lo cubrirá se ha instalado en los últimos días, ha explicado el arquitecto del templo Jordi Faulí.

La misma materia prima iraní, que llegó a Barcelona por vía marítima, se ha utilizado para levantar las cuatro columnas principales sobre las que reposará la torre más alta de la futura basílica, que medirá 170 metros de altura y simbolizará la figura de Jesucristo.

Faulí ha especificado que está "todo listo" para la dedicación de la Sagrada Família este domingo, una eventualidad que pasa porque la nave central esté totalmente cubierta. Este hecho se completó hace semanas, junto con la colocación de la mayoría de vidrieras.

Órgano, pantallas y pavimento

El arquitecto ha explicado que en el interior del templo ya está instalado igualmente el nuevo órgano, así como las pantallas y el cableado propio de la megafonía. Igualmente, los andamios han sido retirados y el pavimento colocado.

En cualquier caso, cuatro grúas "importantes" presenciarán la llegada de Benedicto XVI a la Sagrada Família, símbolo de que el templo continúa en obras y, de hecho, aun deben elevarse la mayoría de torres que lo conformarán en un futuro.

El Papa accederá al interior del recinto por el portal de la Glòria --en construcción-- situado en la calle Mallorca. Debido a que la nave central está unos cinco metros por encima del nivel de la calle, lo hará mediante un ascensor.

No finalizado hasta el 2026

A pesar de que el interior de la Sagrada Familía "ya está hecho" y que tras la bendición del Pontífice quedará acreditado como lugar de culto, Faulí calcula que el templo diseñado por Antoni Gaudí no estará finalizado hasta el 2026.

"Al ritmo actual" la finalización de las obras podría ser dentro de 16 años, coincidiendo con el centenario de la muerte de Gaudí, ha reiterado el arquitecto.

Noticias relacionadas

Entre las preocupaciones, a falta de contratiempos en la adecuación del recinto para la ceremonia, se encuentra la posibilidad de que llueva.

Faulí ha señalado que este hecho no cambiaría nada en la celebración, si bien desluciría el acto porque, además de afectar a los miles de fieles que estarán ubicados al aire libre, la luz que entre por las vidrieras no será tan intensa. De hecho, se ha adecuado una consigna para albergar hasta 3.600 paraguas en el interior del recinto.