ESTRENO

'Agencia Lockwood', cazafantasmas adolescentes con carisma en Netflix

Producida por la compañía de Edgar Wright, esta adaptación de las novelas de Jonathan Stroud merece sobrevivir más allá de una temporada

'Agencia Lockwood'

'Agencia Lockwood' / Complete Fiction/Netflix

Juan Manuel Freire

Juan Manuel Freire

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Joe Cornish era una persona idónea como pocas para adaptar los libros de Jonathan Stroud sobre un grupo de cazafantasmas juveniles. Al fin y al cabo, sus dos películas como director hasta la fecha, aquella memorable 'Attack the block' (multipremiada en el festival de Sitges de 2011) y 'El niño que pudo ser rey', iban sobre algo parecido: una pandilla de chavales enfrentados a alguna amenaza fantástica, a saber, respectivamente, unos alienígenas cuadrúpedos colados en un barrio periférico londinense y la villana medieval Morgana. 

En el caso de 'Agencia Lockwood', el Problema (así, con pe mayúscula) es una plaga de fantasmas que asola el mundo desde hace varias décadas y que solo los jóvenes tienen la capacidad psíquica para combatir. Después de pasar por una experiencia traumática (más detallada en la serie que en los libros originales), la adolescente Lucy Carlyle (Ruby Stokes, fugaz Francesca de 'Los Bridgerton') huye de su pueblo para buscarse la vida como cazafantasmas en Londres, donde busca trabajo en las grandes firmas de investigación parapsicológica, pero acaba sumándose a la joven e independiente Agencia Lockwood, que opera un poco al margen de la burocracia

El trío central de la serie es tan diverso en habilidades como en personalidades. Lucy detecta las presencias, sobre todo, a través del oído. El elegante Anthony Lockwood (Cameron Chapman), que según la anterior no es más que "un pijo que se cree un regalo de Dios", lo logra mediante la vista. George Karim (fantástico Ali Hadji-Heshmati), socio algo más desarrapado del anterior, es el cerebro e historiador de la organización, un 'nerd' obsesionado (como debe ser) con la investigación y la preparación.

Tras dejar ardiendo una casa en uno de sus trabajos, el carismático trío trata de ganarse una nueva reputación investigando un asesinato semiolvidado y jugándose la vida por el camino. Cuando se puede creer que 'Agencia Lockwood' va a optar por la estructura del 'caso-de-la-semana' (con esa investigación de un antiguo priorato satánico), Cornish y equipo sorprenden con un enésimo giro que lo cambia todo. Es fácil dejarse arrastrar por las piruetas argumentales de este cruce de 'Cazafantasmas' con 'Los Tres Investigadores'. Es fácil querer ser adolescente otra vez para disfrutarlo aún más. 

'Agencia Lockwood' llega producida por Complete Fiction, la compañía fundada por Cornish con, entre otros, el gran Edgar Wright y que está detrás de todos los aciertos de este último, de 'Zombies party' a 'Última noche en el Soho', con la que esta serie comparte alguna curiosa conexión temática. Cornish y Wright se parecen bastante como directores: ambos tienen la habilidad para fundir humor irónico con emoción sincera y exhibir su cultura pop de la forma más orgánica. 

El primer episodio, uno de los dos firmados por el propio Cornish, abunda en diálogos ingeniosos que pueden sacar punta a los lugares comunes del terror: cuando Lucy debe elegir la puerta que abrir en una casa encantada, se queda con la que "da más miedo". Durante esos primeros 49 minutos se tiene, además, la sensación de estar viendo la mitad de una gran película: pleno dominio formal. O casi pleno: tanto ese como el resto de capítulos flaquean un poco en las 'set pieces' de acción, sobrenatural o no; eso a pesar del acierto de emplear clásicos pospunk para momentos clave. 

Con sus pequeños defectos, 'Agencia Lockwood' merece continuar y no quedarse en el final incompleto de su primera temporada. La pregunta es: ¿conviene hacerse ilusiones? Tras las cancelaciones de 'Destino: La saga Winx', 'El club de medianoche' o 'La monja guerrera', se podría creer que la fantasía adolescente no es una prioridad para Netflix. Pero quizá el éxito de 'Miércoles' les lleve a seguir apostando por el cruce de humor, terror y drama juvenil.