Ir a contenido

MADE IN NORUEGA

'Beforeigners', los refugiados que vinieron de otros tiempos

La primera serie noruega de HBO aborda con seriedad y algo de sátira un futuro con migraciones temporales

JUAN MANUEL FREIRE

Fotograma de la serie ’Beforeigners’.

Fotograma de la serie ’Beforeigners’.

item

Beforeigners (Los visitantes) ★★★

Dirección: Jens Lien

Reparto: Nicolai Cleve Broch, Krista Kosonen, Eili Harboe, Stig Henrik Hoff

Título original: ''Fremvandrerne''

País: Noruega 

Duración: 45 minutos (6 capítulos)

Año: 2019

Género: Ciencia ficción

De los creadores de 'Lilyhammer', primera serie original de Netflix, llega 'Beforeigners (Los visitantes)', primera serie noruega de HBO. De nuevo, los guionistas Anne Bjørnstad y Eilif Skodvin crean una intriga criminal a partir de un concepto original. En esta ocasión, la pregunta es: ¿y si en un futuro no tan lejano, los inmigrantes llegaran no de otros lugares, sino de otros tiempos?

Esta nueva clase de migración se produce desde tres épocas en concreto: la Edad de Piedra, la época vikinga y finales del siglo XIX. De la segunda llegó Alfhildr (Krista Kosonen), la "primera policía de pasado multitemporal", quien forma equipo con el más actual Lars Haaland (Nicolai Cleve Broch) para resolver el misterio del asesinato de una mujer con tatuajes de la Edad de Piedra. Un poco como en la inminente 'Carnival Row', la premisa
fantástica sirve para explorar con libertad la cuestión de la inmigración y asuntos conexos. Aunque el choque de culturas dé pie a momentos humorísticos (véase cómo resuelve Alfhildr las incomodidades de ese momento del mes), los creadores se toman este mundo esencialmente en serio y ponen sobre la mesa cuestiones sociales, políticas y administrativas derivadas de la nueva realidad.

Bjørnstad y Skodvin desdeñan rápidamente las posibilidades más puramente fantasiosas para apostar, simplemente, por un 'nordicnoir' diferente; o no tanto, porque su pareja de polis-condenados-a-entenderse puede retrotraer a la de 'Bron/Broen'. El veterano Jens Lien ('Occupied'), director de pocos alardes, se limita a ilustrar un guion inteligente y dejar que la pareja central ejercite su importante carisma.