Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Seis trucos para mantener una relación a distancia

Las relaciones a distancia suponen emociones negativas intensas que deben superarse

Ángel Rull

Pareja joven haciéndose un selfie.

Pareja joven haciéndose un selfie. / 123RF

Cuando la pareja se encuentra a kilómetros de distancia, podemos encontrar numerosas experiencias complicadas que impidan que haya disfrute. La distancia se convierte en una difícil prueba, independientemente de que sea algo temporal o permanente. Sin embargo, es posible mantener la chispa y la confianza cuando el otro no está físicamente a nuestro lado. Para ello, debemos conocernos a nosotros mismos.

Las relaciones a distancia tienen puntos en común con las que se viven en la misma ciudad, pero hay otros aspectos que las diferencias y que pueden usarse para poder disfrutar desde otro punto de vista. Más espacio para el desarrollo personal o una base de mayor confianza en el otro son aspectos a tener en cuenta y que nos ayudarán a poder mantener la pareja a kilómetros de nosotros.

Relación a distancia

Las circunstancias que rodean a una pareja también implican la distancia que les separa. En muchos casos, es el eje central debido a que los lugares de residencia son muy lejanos. Sin embargo, esto no debe verse como un problema definitivo. Si en un primer momento puede parecer que no hay posibilidad de unión, con el tiempo puede encontrase una solución para estar juntos en el mismo sitio y continuar la relación. Pero hasta que eso llegue, debemos saber cómo mantener el amor y generar la confianza necesaria.

¿Qué pautas podemos seguir para poder tener una relación a distancia?

1. Comunicación frecuente

Aunque puede parecer que es necesario hablar todos los días, no siempre es imprescindible. Debe ajustarse a las necesidades de cada persona. Para algunos, charlas por WhatsApp es suficiente mientras que otros necesitan darse las buenas noches antes de dormir por Skype. Es aquí donde debe haber una conversación con sinceridad sobre las necesidades de cada uno. En el caso de que no sean iguales, se debe llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes.

2. Soledad

Independientemente de la distancia, hay personas que basan sus relaciones en el miedo a la soledad. Esto puede no notarse cuando hay una convivencia, pero sale a la luz cuando el otro está lejos. Debes entonces buscar herramientas que te hagan enfrentarte a tu soledad y no hacer responsable a tu pareja. Fortalecerse, pasar tiempo de calidad con uno mismo y tener nuevas rutinas nos ayudarán. Es también la base en la que se va a asentar la autoestima.

3. Viajes

Organizar escapadas juntos, de fin de semana o de varios días, que hagan que también sepamos estar con el otro en las distancias cortas. Esta pequeña convivencia es una prueba de si sabemos aceptar y respetar al otro. Son momentos donde la intimidad crece y que sirven para revitalizar la relación.

4. Plan de futuro

Como en toda pareja, tiene que haber unos objetivos comunes, unas metas que quieran ser alcanzadas y un plan de acción. En la distancia, este plan será de convivencia, pero basado en la realidad y en los plazos y pasos necesarios. Los dos deben acordar esas metas y empezar a alcanzarlas.

5. Confianza

Se basa en la intimidad con el otro, en expresar abiertamente los sentimientos, generando un clima seguro donde fluya la confianza. Supone conocer a la otra persona, que también te conozcan a ti y poder generar un ambiente de desarrollo mutuo. Debe haber sinceridad y respeto.

6. Responsabilidad

Cuando la distancia se haga dura o cuando hayamos tenido un mal día, debemos ser conscientes que solo nosotros somos responsables de ello. No podemos culpabilizar al otro de que nos sintamos mal o de que no parezca estar apoyándonos. Si queremos ayuda, debemos también pedirla abiertamente.

Las relaciones a distancia se basan en conexiones emocionalmente profundas sin un contacto físico frecuente, por lo que hay que hacer un mayor hincapié en los sentimientos. Son etapas temporales donde la pareja puede crecer, desarrollando nuevas y mejores herramientas de comunicación.

Ángel Rull, psicólogo.

Temas: Psicología