Ir a contenido

SANT ANDREU

El fútbol más reivindicado

El CF Besós del Barón de Viver recuperará su terreno de juego tras 30 años en campos ajenos

BEATRIZ PÉREZ / BARCELONA

Solar entre Tucamán y Ciutat d’Asunción, donde estará el campo.

Solar entre Tucamán y Ciutat d’Asunción, donde estará el campo. / JULIO CARBÓ

Tras 32 años sin campo de fútbol propio, el Club de Fútbol Besós del Barón de Viver -que mantiene su nombre en castellano- (paseo de Santa Coloma, 110) dispondrá de su terreno de juego a partir de la primavera del 2019. El distrito de Sant Andreu ya ha iniciado los trámites para hacer realidad este nuevo (y reivindicado) equipamiento deportivo. Estará entre las calles de Tucumán y Ciutat d'Asunción, en la explanada donde ahora hay un depósito municipal de vehículos. Las obras empezarán en el tercer trimestre del próximo año.

"En 1985 se decidió por consenso remodelar el barrio de Baró de Viver, ya que algunas casas se caían. Lo primero que se derribó fue el campo de fútbol, que estaba en la que ahora es la plaza del Baró de Viver", explica Lluís Vendrell, secretario de este club de fútbol. Desde que ese terreno de juego se derribó, nunca se volvió a construir otro. Ahora se les devolverá lo que consideran suyo.

120 SOCIOS

"Por eso exigimos además gestionar nosotros el nuevo campo. No queremos que venga una empresa a gestionar lo que es nuestro", dice el secretario de un club que, con 120 socios y 65 jugadores, tiene dos equipos: el A (en Segunda Catalana) y el B (Cuarta Catalana). Besós del Barón de Viver es el club de un barrio de 2.300 personas, en su mayoría humildes, que compite contra equipos con instalaciones "envidiables" según Vendrell.

Mejora de conexión con otros barrios

La construcción del nuevo campo de fútbol mejorará la conexión del barrio Baró de Viver con el resto de la ciudad, al tejer una zona urbana en el entorno de La Maquinista y generar un nuevo espacio de relación social. El campo tendrá un coste de dos millones de euros y la actuación forma parte del Pla de Barris de Bon Pastor y Baró de Viver.

Aun así, Baró de Viver sigue con marcadas carencias. La asociación de vecinos se queja de la mala accesibilidad del barrio, con edificios antiguos no adaptados para sillas de ruedas. "Llevamos 13 años esperando que el ayuntamiento instale ascensores en los bloques de las calles de Clariana y Quito", dice el presidente, Óscar Simón. 

"Llevamos 30 años sin jugar ni entrenar en Baró de Viver. Tenemos que irnos a otros barrios. Se han perdido varias generaciones de jugadores por no tener campo de fútbol. Por eso no podemos montar equipos de fútbol base", añade Manuel Martínez, el presidente.

El futbolista Rubén Alcaraz, "hijo del barrio", no llegó nunca a jugar en el Besós del Barón de Viver. Hoy, es uno de los recién ascendidos a Primera con el Girona. Por eso el club desea crear una escuela de fútbol en las nuevas instalaciones.

PRECARIEDAD

La situación de este club es tan precaria, que hasta hace poco no tenía ni sede. El distrito le cedió hace un año y medio unas instalaciones en el paseo de Santa Coloma donde reunirse y guardar el material. Vendrell destaca que el cambio de gobierno municipal posibilitó estas mejoras. "Barcelona En Comú habló con nosotros desde el minuto uno. Los otros gobiernos no quisieron negociar, incumplieron promesas y dieron prioridad al centro comercial La Maquinista".

El nuevo campo de fútbol será un polideportivo con hierba artificial, de 105 metros de largo por 63 de ancho. Tendrá marcajes para fútbol 11, hockey y fútbol 7, y un aforo para 200 espectadores.

Óscar Simón, presidente de Associació de Veïns Baró de Viver, destaca que con el nuevo campo de fútbol se podrá "crear una base". "Los niños preguntan por qué en otros sitios hay campos de fútbol y aquí no. Mi hijo tiene que jugar en Sant Andreu".

Temas: Fútbol