REUMATOLOGÍA

Artritis reumatoide: ¿qué es, cuáles son sus síntomas y cómo se puede tratar?

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune e inflamatoria que suele afectar más a las mujeres que a los hombres

La artritis afecta a más personas de ls que se cree, a partir de los 45 años

La artritis afecta a más personas de ls que se cree, a partir de los 45 años / Foto de SAM LIN

Rafa Sardiña

Rafa Sardiña

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Este jueves, 12 de octubre, se celebra el Día Mundial de la Artritis Reumatoide. Se trata de una enfermedad autoinmune e inflamatoria. El sistema inmunitario "ataca" por error a las células sanas de nuestro cuerpo, lo que causa inflamación en las articulaciones.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), "afecta las articulaciones de las manos, muñecas y rodillas. En una articulación con AR, el revestimiento de la articulación se inflama y daña el tejido articular. Este daño tisular puede causar dolor crónico o duradero, inestabilidad (falta de equilibrio) y deformidad (deformidad)". No obstante, también pueden verse afectados otros tejidos u órganos del cuerpo, como los pulmones, el corazón y los ojos.

Síntomas de la artritis reumatoide

Los síntomas no son continuos en el tiempo. Hay periodos en los que empeoran, lo que se conoce como exacerbaciones, y en los que la sintomatología mejora, es decir, remisión. Sin embargo, la artritis reumatoide incluye:

  • Dolor o molestias en más de una articulación.
  • Rigidez en más de una articulación.
  • Sensibilidad e hinchazón en más de una articulación.
  • Los mismos síntomas en ambos lados del cuerpo (como en ambas manos o ambas rodillas)
  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Fatiga o cansancio
  • Debilidad

Factores de riesgo

Se ha estudiado cómo influyen los actores genéticos y ambientales en el riesgo de que una persona desarrolle AR.

  • Edad. Aunque puede comenzar a cualquier edad, la aparición es mayor entre los adultos de sesenta años.
  • Sexo. Más frecuente en mujeres que en hombres.
  • Fumar. El tabaco aumenta el riesgo de que una persona desarrolle artritis reumatoide y a su vez puede empeorar la enfermedad.
  • Embarazos. Las mujeres que nunca han dado a luz presentan tener un mayor riesgo de padecer esta enfermedad.
  • ObesidadLa obesidad podría aumentar el riesgo de sufrir esta patología. A mayor peso, más probabilidades.

¿Cómo se diagnostica la artritis reumatoide?

Además de los síntomas, se realiza un examen físico con radiografías y pruebas de laboratorio. Los expertos recomiendan acudir al especialista en los seis primeros meses a la aparición de los síntomas, ya que permite comenzar con el tratamiento para retrasar o detener la progresión de la enfermedad.

El diagnóstico y los tratamientos, en particular el tratamiento para suprimir o controlar la inflamación, pueden ayudar a reducir los efectos dañinos que produce la artritis reumatoide.

¿Tiene tratamiento?

La artritis reumatoide se trata con medicamentos y estrategias de autocuidado. Como explican desde CDC, estos fármacos reciben el nombre de antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME). "Los modificadores de la respuesta biológica (biológicos) son medicamentos que constituyen un tratamiento eficaz de segunda línea". 

Además de los medicamentos, los pacientes pueden controlar la enfermedad" con estrategias de autocontrol que han demostrado reducir el dolor y la discapacidad, lo que les permite realizar las actividades que son importantes para ellos. Pueden aliviar el dolor y mejorar la función articular aprendiendo a utilizar cinco estrategias simples y efectivas para el manejo de la artritis".

¿Cuáles son las complicaciones?

La artritis reumatoide tiene consecuencias físicas y sociales: dolor, discapacidad e incluso muerte prematura. Pero no son los únicos efectos que tiene sobre nuestro organismo.

  • Enfermedad cardíaca prematura. Mayor riesgo de desarrollar otras enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas y diabetes. 
  • Obesidad. Las personas con artritis reumatoide que son obesas tienen un mayor riesgo de padecer factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como presión arterial alta y colesterol alto