TOMA PAN Y MOJA

Rosalía, la 'foodie' definitiva

Las redes sociales de la diva son la publicidad absoluta para cualquier restaurante, producto o ciudad

Rosalía reconquista el Primavera Sound en su versión más vanguardista

Rosalía reconquista el Primavera Sound en su versión más vanguardista / JORDI COTRINA

Òscar Broc

Òscar Broc

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Un pestañeo de Rosalía puede provocar un huracán en la otra punta del mundo. Los movimientos de la diva, por muy imperceptibles que sean, se auscultan con fervor detectivesco. Las fotos que cuelga en Instagram se analizan pixel a pixel. Todo lo que haga y diga interesa exageradamente. No obstante, lo que más atención despierta, con diferencia, son los restaurantes en los que come la artista catalana cuando está en España.

Sin quererlo, Rosalía se ha convertido en la influencer gastronómica con más poder en este país. No hay crítico gastronómico, tiktoker o foodie de Instagram que pueda competir con su autoridad; da igual el prestigio o el número de followers que tengan. Un simple y escueto tuiteo elogiando las tortillas del bar El Pollo del Raval provocó un terremoto y llenó hasta la bandera un espacio que, desde entonces, no me atrevo a visitar. Daba igual que El Pollo hubiera recibido antes los elogios de la prensa especializada; hasta que Rosalía no flipó con sus tortillas, el bar solo existía para unos cuantos.

El mal comer

Estos días hemos visto a Rosalía disfrutando de la hostelería madrileña. El establecimiento agraciado con el premio gordo ha sido Casa Macareno, una taberna castiza que seguramente estará impracticable mucho tiempo. La autora de Motomami ha generado una avalancha de artículos en la red, todos con el mismo encabezamiento: “Así es Casa Macareno, el restaurante que ha puesto de moda Rosalía”.

Ahora, para un restaurante, una foto de Rosalía vale más que mil buenas críticas de expertos en la materia. Más que mil posts patrocinados en las cuentas foodies más hot de Instagram. Muchísimo más que lo que pueda recomendar este charlatán en esta humilde columna. ¡Tra tra!