“La música en mi Walkman hace que el mundo se calle, que nada falle, que aguante y no desmaye” cantaba el rapero español Nach en 2003, cuando el uso y abuso del walkman todavía no había sido eclipsado por la invasión de los MP3 y los smartphones dotados con mil y una aplicaciones para escuchar música y similares. Pero para asistir al nacimiento del legendario Walkman tenemos que retroceder más de dos décadas.

Sony sacó a la venta su primer Walkman en 1979, hace exactamente 40 años. El invento revolucionó el sector del audio, pues, desde ese momento, cualquiera podía escuchar música en cualquier lugar: solo necesitaba una cinta de casete, un par de pilas y, naturalmente, el Sony Walkman, el primer reproductor de música “para llevar fácilmente”, como rezaba la publicidad.

El éxito del artefacto fue tan grande que hoy se considera un icono ochentero: durante la década de los 80, raro era el ser humano que no tuviera su propio Walkman para llevar su música favorita allá donde fuera. Sin embargo, desde entonces ha llovido mucho y, con el paso de los años, el Walkman ha evolucionado y ha sido sustituido por otros aparatos que, en efecto, se oyen mucho mejor, pero no superan al legendario reproductor de Sony en encanto y solera. Vamos a verlos.

 

 Walkman (1979)

Ideado por el directivo de Sony Masaru Ibuka, el TPS-L2 fue el primer Walkman estéreo personal. Sus detractores decían que jamás triunfaría, pues no tenía función de grabación. Se equivocaron. El 1 de julio de 1979, se puso a la venta este aparato, a 150 dólares la unidad. Un precio prohibitivo para la época que pronto se abarató. Finalmente, el éxito fue apoteósico: se vendieron 175 millones de unidades y el casete arrebató su reinado al poderoso vinilo. Sony continuó fabricando su Walkman hasta el año 2010, si bien continúa despachando aparatos de MP4 bajo esa marca.

 

Discman (1984)

También conocido como Walkman D-50 y, posteriormente, como CD Walkman, el Discman fue comercializado por Sony en noviembre de 1984, ante el imparable auge del formato CD. Era más aparatoso que el Walkman, pues abultaba como cuatro cajas de CDs; además, el sonido “saltaba” cuando se hacían movimientos bruscos y su autonomía se reducía a cinco horas de música, usando pilas alcalinas, pero sirvió para disparar la popularidad del CD. Sony vendió 50 millones de Discman, y, a finales de la década de los 90, le agregó al aparato un MP3 que actualizó su utilidad.

 

MiniDisc (1992)

Aunque no alcanzó la popularidad del Walkman y el Discman, y estuvo más orientado a profesionales y tecnófilos, el MiniDisc Walkman MZ-1 supuso un nuevo eslabón en la cadena evolutiva de la música portátil. El aparato permitía grabar y reproducir sonido, y además tenía teclado numérico y tecnología “antisaltos”, mejorando así uno de los defectos más molestos del Discman. Además, este nuevo invento permitía grabar hasta 74 minutos, amén de dividir, combinar y eliminar esas grabaciones.

 

MPman (1998)

Aunque el aparato existía desde 1995, el primer MP3 no se puso a la venta hasta 1998. Fabricado en Corea, el MPMan F10 tenía 32 MB de memoria y costaba 250 dólares. El gran problema de este invento es que, pese a su gran tamaño, en él solo cabían una decena de canciones, cosa que lo hacía algo incómodo y limitado. Pero al César lo que es del César: el MPman sentó las bases de un nicho de mercado que en el futuro movería millones.

 

Teléfono móvil con MP3 (2000)

Fue la marca Samsung la que puso a la venta el primer móvil con reproductor MP3, en una época en la que estaba de moda bajarse música del Napster. Se llamaba Samsung SPH-M100 y tenía una memoria de 64 MB, es decir, una horita larga de música, lo que suponía una mejora sustancial con respecto a las diez canciones del MPman. Poco después, todos los teléfonos móviles incorporaron reproductor MP3 a sus modelos.

 

Net MD Walkman MZ-N1 (2001)

Fue quizá el punto más alto en la evolución del Walkman, o, mejor dicho, del MiniDisc, aunque esto no se tradujera en unas ventas importantes. El Walkman MZ-N1 fue el primer producto compatible con el estándar NetMD para la transferencia de alta velocidad de datos musicales entre un PC y un Walkman. Por si fuera poco, el dispositivo ofrecía una autonomía de 110 horas de reproducción continua. El sueño del melómano culoinquietohecho realidad.

 

iPod (2001)

“Mil canciones en tu bolsillo”: fue el grito de guerra publicitario que acompañó al lanzamiento del primer iPod, que el mismísimo Steve Jobs presentó en octubre de 2001. El revolucionario reproductor de MP3 se vendía por 339 dólares la unidad y poseía 5 GB de almacenamiento, que un año después, en el siguiente modelo, se multiplicaron hasta 20. A pesar de su precio, el iPod siempre ha tenido un alto nivel de ventas. En la actualidad, se sigue fabricando, continúa evolucionando y su precio apenas ha bajado 100 euros. Así se las gasta Apple.

 

 Walkman ZX1 (2013)

Con la serie Walkman ZX1, Sony se convirtió en una de las primeras empresas en lanzar una línea de audio portátil premium, combinando tecnología clásica con nuevas tendencias en audio puro. Este aparato en concreto reproduce fuentes de audio de alta resolución, para lo cual se ha asociado con Universal Music, Warner Music y otras multinacionales. Además, Sony también ha lanzado el Walkman ZX2 y otros artefactos que ofrecen experiencias de música premium. Se trata de un aparato elitista, de alta gama, que no quiere ni puede competir con los nuevos y mucho más celebrados productos de Apple.

 

AirPods (2016)

El último grito en música portátil son, sin duda, los AirPods de Apple. Un invento que viene a ser como los auriculares de toda la vida, pero inalámbrico. Conectados vía Bluetooth a un smartphone, un ordenador o cualquier otro dispositivo, los AirPods te permiten escuchar música, voces o lo que sea sin necesidad de cables y enchufes. Se trata de un producto cómodo, con gran autonomía, que se recarga rápidamente y que es compatible con todo tipo de aparatos. Y sin cables, insisto. Es lógico que se hayan despachado más de 35 millones de unidades en el último año. Lo podemos decir alto y claro: los AirPods son el nuevo Walkman.