Pintor y fotógrafo, Dario Villalba (San Sebastián 1939 – Madrid 2018) es un personaje de referencia en el arte español por su uso único de la fotografía como base de su pintura. Cosmopolita e inquieto, el arte conceptual y el pop le atrajeron muy pronto, especialmente tras su estancia en Estados Unidos a mediados de los 60, en donde se estaba gestación precisamente el arte pop. Un viaje que le marcó profundamente a lo largo de su vida, tanto en su trabajo como a nivel personal. El propio Andy Warhol consideraba a Villaba artista “pop del alma”, al ser capaz de “encapsular” los sentimientos y la profundidad del ser humano.

Creador de un estilo propio a través del apropiacionismo fotográfico y la utilización pictórica de este medio artístico, Villalba empleó la fotografía para reflejar y etiquetar lo innombrable, internándose en el submundo de la locura y la imaginación, a través de un archivo de documentos básicos que utilizó en diferentes momentos de su carrera.

Darío Villalba adoptó la trama fotográfica, fría y distante, como pintura, como un soporte apto para recoger las emociones y las pulsiones que el artista necesita transmitir, y lo hizo interviniendo estas superficies con trazos, brochazos de pinturas, huellas de barniz, modificando los encuadres, velando y desvelando las imágenes. Imágenes, unas veces encontradas en archivos o revistas, otras directamente fotografías que él mismo ha realizado, y que selecciona, fragmenta y descontextualiza utilizándolas como fuente iconográfica.

 

El tiempo en pequeñas cápsulas

A comienzos de la década de los 70 presentó sus encapsulados, primero rosas y luego ya grises. Una serie de esculturas con una pompa de metacrilato recubriéndolas, en la que se puede ver a una sucesión de enigmáticos personajes en el primer caso, la etapa rosa, realizados a finales de los sesenta, y con figuras desvalidas y solitarias en la segunda, que pertenecen a su obra entre 1973 y 1974. Gracias la particular mirada de Dario Villalba, todas aparecen convertidas en símbolos esenciales sobre las que el artista vierte toda su fuerza expresiva.

En Pop Soul. Encapsulados & Otros se pueden contemplar por primera vez juntos nueve de sus encapsulados rosas y doce de sus encapsulados grises. Junto a esta colección, la muestra ofrece varias piezas con la piel como nexo de unión. Se trata de un tejido por el que el artista donostiarra sentía una especial atracción. Finalmente, el visitante también tiene a su disposición una serie de trabajos conocidos como` emblemas´, que Villalba consideraba como su seña de identidad, su firma.

Darío Villaba fue galardonado con el Premio Internacional de Pintura en la XII Bienal de São Paulo en 1973, el Premio Internacional del Jurado en la XIII Bienal de Arte Gráfico de Liubliana, en 1979, el Premio Nacional de Artes Plásticas en el 83 y la Medalla al Mérito en las Bellas Artes en 2003.

Hasta el próximo 28 de julio,  en La Sala Alcalá 31 de Madrid.