Justo cuando la nueva ola madrileña ya comenzaba a ser llamada movida, Víctor Abundancia rompía con el discurso musical imperante y elegía a Rubén Blades en lugar de Talking Heads o The Cure. Han pasado más de tres décadas, pero su discurso discurre por su cuenta, sin deudas con moda alguna.

Desde la ruptura de Los Coyotes ha seguido haciendo música a su aire, actividad que combina con sus trabajos como artista plástico y escénico. Estudioso de la música latina y creador de un estilo propio, Coyote acaba de sacar el single Cumbia de milagro, adelanto de un álbum que se publicará en otoño, y que presenta en concierto en Madrid el próximo 19 de junio, en la sala Fun House.

Antonio Alay - www.alaystudio.com

 

Perdón por mi ignorancia pero Cumbia de milagro ¿es una cumbia clásica?

No, no he hecho una cumbia clásica. La melodía sí que está en esa escuela, pero yo nunca hago géneros. Hay muchas cumbias clásica que son instrumentales y a veces hay una especie de fraseo amorunao en unas cuantas, no sé si eso tiene que ver con alguna cosa cultural o con el tráfico de esclavos. A mí siempre me gusta mucho lo amorunao, que también está en las guitarras de surf, de hecho Misirlou es una canción tradicional turca. Lo de “vivo de milagro” es porque últimamente todos estamos viviendo un poco de milagro, no sólo Julio Iglesias, que dice que canta ya de milagro.

 

¿Podríamos decir que lo tuyo surge de tener tu propio estilo?

Lo hago todo a mi xeito, como se dice en Galicia. Es más, en las letras nunca digo “qué rico, qué sabroso, azúcar…”, porque esa es una de las cosas que odio. Es lo que hacen quienes tocan un rock & roll y lo llaman Gafas de sol en la oscuridad o hacen un reggae y lo titulan Qué rico mi porrito. Yo estoy en contra de eso porque la gente siempre dice que no le gustan los tópicos hasta que los usa  a saco. A mí no me interesa decir “vamos a gosar”, esa cosa así, falsa, me parece apropiacionismo cultural.

 

Uno de los elementos que te caracterizan son tus letras, el modo en que las haces. ¿En qué te inspiras?

Lo primero que tienen mis letras es que son buenas y como el máximo poeta del pop en España es Antonio Vega, pues claro…. Las letras son personales, si un artista no hace letras personales ni es artista ni es nada, ser artista es hacer las cosas a tu manera, si no se esto se llama Operación Triunfo. Soy bastante partidario de incluir humor, que es algo que está en David Byrne o Rubén Blades, o Houllebecq como poeta, gente que me gusta, pero no hacer letras de humor. Y me encantan las letras de Chuck Berry, que me parecen alucinantes, mucho más pop que Warhol, que ya es un rollo. You Never Can Tell tiene una letra que podría ser de Rubén Blades, porque es una canción de temática social.

Antonio Alay - www.alaystudio.com

 

Pero el humor nunca llega solo a tus letras.

Procuro mezclar, porque en la vida las cosas también van mezcladas y así el efecto es mayor. En Costa nova mezclo un amor acabado con una especie de verano en pleno invierno y así la historia que cuento resulta más agobiante. A mí me funciona así y espero que también le ocurra a quien escucha.

 

Ya que la mencionas, ¿Costa nova es ecologista?

Sí, lo es. Me interesa la ecología pero no hago panfletos. Ya hice uno que se llamaba 300 kilos y a partir de ahí ya no he escrito ninguno más. Y Es tarde es una canción que habla de la decadencia de Occidente y del rock & roll, que es un puto aburrimiento.

Antonio Alay - www.alaystudio.com

 

¿Para qué es tarde?

Dicen que nunca es tarde, pero es mentira. Es tarde para muchas cosas. Es tarde para recoger la aceituna. Para mí, es tarde para tener dos hijos o tres. Es tarde para detener el  negocio de internet, que se fundó como una empresa de gente guay y al final los guais se han convertido en hijoputas. Son como Daniel Ortega que ha pasado de la revolución sandinista al saqueo sistemático del pueblo. Y también es tarde para conseguir que el rock & roll le gane la batalla al reguetón. 

 

La globalidad que van adquiriendo estas músicas latinas ya la anticipaste tú en los años 80, en ese panfleto del que hablas.

Bueno, mis formas eran diferentes y en realidad yo no estaba haciendo nada nuevo porque Elkin & Nelson, Barrabás y Santana ya hacían rock latino. Pero me alegro mucho que el reguetón dé tanto por culo a los rockeros porque los argumentos que emplean son tan reaccionarios como cuando en su día se quemaban discos de rock & roll porque decían que era la música del diablo. Y también se esgrimen mentiras, como lo del ritmo machacón… No hay ritmo más machacón que el de los Rolling Stones o de los Doors, que es todo el puto rato lo mismo. El reguetón al menos tiene contratiempo. Y salen también con que es machista, y lo dicen los admiradores de los más machistas del mundo, los Stones. A ver, que Coz tenían una canción [Las chicas son guerreras] que decía “y la más cardo puede tener sabor a mandarina”. Lo decían ellos que eran todos superguapos…

 

¿Qué te parecen las reacciones que provoca Rosalía?

Estamos en las mismas. Yo he oído cosas como que esta chica no ha demostrado nada, como si esto fuese el club de proveedores de la Reina de Inglaterra. Los primeros versos de Malamente ya me parecen fantásticos. Su disco tiene canciones que me gustan más y otras que me gustan menos, algunas cosas me parecen un poco pretenciosas, pero hay dos o tres canciones cojonudas y ella me parece una artista y ya está. Si no te gusta pues punto pelota, me parece muy bien. Pero exigirle pedigrí y argumentar que es una choni es una cosa muy reaccionaria.

 

¿Qué opinas de la revisión que se está llevando a cabo sobre la movida?

Me parece patético ese entusiasmo por ser estiloso que caracterizó a los progres que hicieron suyo todo aquello en cuanto se le empezó a llamar movida. Pero decir ahora que todos eran unos niños de papá, pues claro, ¿y Virginia Woolf qué era? Carlos Berlanga era de una familia bien y era un compositor de puta madre. 

 

Da la sensación de que todo aquello que no haya sido creado por la clase trabajadora no tiene valor y además es reaccionario.

La cultura está forjada por gente pobre que se juega la vida por ella, o por gente que tiene dinero. En los 60, las primeras guitarras eléctricas las trajo la gente de dinero, los pilotos de Iberia que tenían sueldazos y podían viajar fuera. Los Estudiantes no eran hijos de currantes de Murcia, y ya no te digo los Strokes o Sofia Coppola, que resulta  que es guay y no es más que una pesada, que si hubiera nacido en otro sitio no habría tenido las mismas oportunidades. Ahora vamos a descubrir la pólvora. Cada uno tiene sus cartas para jugar en la vida. 

 

Sin embrago, sigue siendo necesario revisar esa historia que hasta hace poco ha sido casi oficial, ¿no?

Sí, porque se ha creado una contrahistoria que parece que en la música española no pasó nada hasta que llegó la movida, lo cual no es cierto porque ya estaban Los Bravos, que habían vendido muchos miles de discos. Hace unos días Diego Manrique destacaba con mucho acierto el hecho de que ahora que Tarantino había metido un tema suyo en una película, Los Bravos iban a ser reivindicados. Es algo muy cateto. Faltan dos días para que Tom Waits venga a la semana santa de Sevilla, coja una banda de tambores y trompetas y se ponga a hacer discursos [imita la voz de Tom Waits]. Todo es muy cateto, esto es algo que sé desde que empecé a interesarme por la música latina. Mira Roberto Carlos que era un apestado hasta que Caetano Veloso hizo una versión de una de sus canciones que era pura baba. Siempre es la misma historia. Ahora se ha muerto Dr John, que era un fagocitador, el original era Professor Longhair, pero como este era amiguito de los Stones… Si Miles David pensaba que Louis Armstrong era un payaso, no te digo lo que pensaría de Dr John, que se tenía que disfrazar y ponerse una chisterita. Cuánto mal han hecho las chisteritas al rock & roll.