Investigación

Rusia envió a Barcelona al menos a siete espías de la inteligencia militar durante el 'procés'

Qué es y cómo trabaja el GRU, el misterioso servicio de inteligencia militar ruso

Denís Serguéiev imagen extraida del Video-documental 'The battle for Alilen' de 1999

Denís Serguéiev imagen extraida del Video-documental 'The battle for Alilen' de 1999 / 'The battle for Alilen'

J. G. Albalat

J. G. Albalat

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Rusia envió a Barcelona entre marzo de 2014 y diciembre de 2019 a al menos siete miembros de los servicios de inteligencia militar del país (GRU, en sus siglas en ruso), según los datos obtenidos en una investigación periodística conjunta de EL PERIÓDICO y 'El Confidencial'. Entre los integrantes de este grupo de agentes se encuentra el general Denis Serguéiev, alias Sergey Fedotov, que se desplazó a la capital catalana en tres ocasiones, la primera el 11 de mayo de 2016. Informes de los servicios secretos occidentales le vinculan con el fallido intento de envenenamiento, en marzo de 2018, del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia en el Reino Unido.

Los miembros del GRU que se trasladaron a Barcelona durante esas fechas son integrantes de la Unidad 29155, una de las más activas y que se encarga de las operaciones encubiertas de Rusia en el extranjero. La investigación periodística ha comprobado que el 2 de marzo de 2014 viajó a la capital catalana Maksim Rodionov, alias Maksim Valerievich Smirnov, y regresó a Moscú unos días después, el 11 de marzo.

Aterrizó en El Prat procedente del aeropuerto internacional de Domodedovo, a 35 kilómetros de Moscú, en el vuelo 331 de la compañía rusa Transaero Airlines. Este viaje se produjo cuando se estaba promoviendo la consulta del 9-N y se estaban ultimando los preparativos para celebrar este referéndum. El 27 de septiembre de 2012, el Parlament había aprobado una resolución pidiendo celebrar una consulta soberanista.

Sucesión de viajes

Nacido en Atbasar (Kazajistán) en 1983, Rodionov sirvió en el ejército ruso antes de unirse a la Tercera Brigada de élite Spetsnaz (fuerzas especiales) en la ciudad de Tolyatti, en el oeste de Rusia. Más tarde fue reclutado para la Unidad 29155, donde se le asignó el alter ego Maksim Smirnov, supuestamente un aspirante a realizador de documentales, según el portal de investigación The Insider.

Rodionov volvió a Barcelona el 22 de julio de 2016. Embarcó en el vuelo 2638 de la compañía Aeroflot que despegó del aeropuerto internacional de Moscú-Sheremétievo con destino a El Prat. No se descarta que viajara con otro compañero, aunque este extremo no se ha podido confirmar. En 2014 también se trasladó a Barcelona otro agente, Anton Vladimirovich Skvortsov, que voló en un avión de Ural Airlines. Y el 1 de mayo de 2016 viaja otro compañero suyo, Aman Yúsurov, en un vuelo de Aeroflot. Regresó a Rusia el 14 de ese mes.

El veterano general

Durante su estancia en Barcelona, Yúsurov coincidió con  Denis Serguéiev-Fedotov, el veterano del GRU con rango de general. Este último agente viajó en el vuelo 2638 de Aeroflot desde Moscú-Sheremétievo a Barcelona en mayo de 2016, pero no fue el único desplazamiento que hizo a Catalunya. Según datos publicados por El País en 2019 y obtenidos junto a la red de investigación Bellingcat y Civica Media, voló de nuevo el 5 de noviembre de 2016 desde Moscú, en vuelo directo, y con la identidad falsa de Fedotov. Regresó a la capital rusa seis días más tarde, el 11 de noviembre, aunque no desde Catalunya, sino desde la ciudad suiza de Ginebra.

Once meses después, el 29 de septiembre de 2017, solo dos días antes del referéndum unilateral del 1-O, Fedotov aterrizó de nuevo en Barcelona. Según la información de Bellingcat a partir del posicionamiento del teléfono que supuestamente utilizó, el agente estuvo en la capital catalana 19 horas y partió en tren hacia Suiza, vía Lyon (Francia), en la mañana del 30 de septiembre, la víspera del 1-O. Otros dos supuestos agentes, Alexey Kalinin y Mikhaíl Opryshko, también de la unidad 29155, volaron a la capital catalana en diciembre de 2016 y diciembre de 2017, respectivamente, según Bellingcat. Este último lo hizo ya tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Miembros muy activos

Kalinin está considerado uno de los miembros más activos del GRU y su rastro ha sido detectado no solo en Europa, sino también en China, Turquía, Israel y Dubai. El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón investigó la presencia de Serguéiev-Fedotov en Catalunya en los meses previos al 1-O y sus supuestos contactos con personas vinculadas al independentismo, pero acabó archivando el procedimiento por la falta de indicios sobre la existencia de delito.

La sospecha es que los viajes de agentes rusos no pararon. No se descarta que hubiera más en 2017, antes y después de la declaración unilateral de independencia (DUI). Años después, en 2019 viajó a Barcelona María Vladimirovna Rusinova, una mujer a la que se le relaciona con Andrei Vladimirovich Averyanov, considerado el jefe de la Unidad 29155 del GRU y responsable máximo de sus misiones encubiertas. Esta mujer viajó en el vuelo 2512 de Aeroflot que aterrizó en El Prat el 17 de diciembre de 2019. Algunas fuentes aseguran que viajaba con otro ruso, aunque se desconoce su identidad.

¿Qué es el GRU?

El GRU es un desconocido para el gran público, que aún identifica las palabras 'inteligencia' y 'espionaje' en Rusia con la extinta KGB. Su nombre completo es Departamento Central de Inteligencia del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia y tiene como tarea, según el portal GlobalSecurity.org, la recopilación de información sensible para el Ejército. Cuenta con una amplia plantilla de agentes desplegados en embajadas, así como unidades de reconocimiento para tiempos de guerra, y el número de efectivos es "superior" al de todos los servicios de inteligencia de EEUU adscritos al Ejército. Su campo de acción va más allá de las fronteras rusas y se ha convertido en la agencia de inteligencia exterior de Rusia de mayor tamaño, por encima del Servicio de Inteligencia Exterior (SVR), una de las organizaciones en las que fue dividido el KGB tras la disolución de la URSS.