Un año de guerra

F-16, el caza que Ucrania desea y que España no tiene

Polonia, Holanda y Dinamarca, principales países candidatos a una donación imposible sin pilotos formados

Varios caza F-16 y un Air Force B-1B de Estados Unidos

Varios caza F-16 y un Air Force B-1B de Estados Unidos / SOUTH KOREAN DEFENCE MINISTRY / REUTERS

Juan José Fernández

Juan José Fernández

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Las siglas F-16 se están viendo a menudo en las pancartas que blande la diáspora ucraniana de refugiados de guerra en sus concentraciones por toda Europa con ocasión del primer aniversario de la invasión rusa. El caza F-16 es también ahora el mayor objeto de deseo de las fuerzas armadas ucranianas. Y es también un avión que no puede donar España.

Cuando el presidente del Gobierno admitió en Kiev que la cesión de cazas -sin especificar modelo- es algo que se puede estudiar, hablaba de coordinación con el resto de estados donantes. Pero las siglas F-16 que también verbaliza el premier ucraniano, Volodimir Zelenski, se han cruzado con la proactiva disposición de Pedro Sánchez, generando una mañana de viernes de confusión en torno al tema.

Que Ucrania iba a pedir cazas, y que eso tendrían que "estudiarlo y hablarlo" los 41 países occidentales donantes de armas a Kiev era algo que daba por descontado cualquier fuente militar observadora del conflicto, al menos desde que Alemania abrió la mano a la cesión de carros de combate Leopard: no es nada aconsejable desplegar tanques ante Rusia sin contar con superioridad aérea que los proteja. Pero conseguirla no es un objetivo precisamente de corto plazo, ni mucho menos puede ser simultánea a la entrega de los carros.

El Lokheed Martin F-16 no es un avión que haya servido nunca en el Ejército del Aire. Durante su último proceso de renovación material, las Fuerzas Armadas españolas pasaron de basar su capacidad aérea en los viejos Phantom F-4 (norteamericanos) y Mirage F1 (franceses), a la actual panoplia de aviones de combate.

España ahora despliega en su espacio aéreo 24 horas sobre 24 tres tipos de caza: desde 1986, los F-18 -antiguamente de McDonell Douglas y ahora de Boeing, que dotan al Ala 15, en Zaragoza, Ala 46, en Canarias, y ala 12, en Torrejón-, los Eurofighter -que son lo más moderno de la defensa europea, usados desde 2003 por el Ala 11, en Sevilla, y Ala 14, en Albacete-, y los británicos Harrier, estos últimos aviones de despegue vertical, bastante veteranos, al servicio de la Armada.

España cuenta además con aviones biplaza F5M, también americanos, fabricados por Northrop Grumman, un caza de los años 70 que se usa para adiestramiento en la base de Talavera la Real (Badajoz). En materia de lo que se considera 'caza', es todo.

Quién sí los tiene

Los cazas F-16 no son un modelo anterior, sino coetáneo, de los F-18. No son un caza de los más modernos, ni mucho menos de los llamados de quinta generación, pero el estado mayor ucraniano los señala por dos razones: por un lado, sabe que son los aviones a los que puede aspirar sin que los gobiernos donantes teman el efecto de considerable escalada que implicaría disponer en el escenario ucraniano y ante Rusia una flota de cazas más modernos, más capaces de las acciones en profundidad que podría temer Moscú. Por otro lado, Kiev puede considerar que los F-16 son los aviones de los que con menos dificultades puede desprenderse el diseño de seguridad para Europa occidental que tiene la OTAN.

"No es lo mismo un Ford Focus de hace 20 años que uno de ahora", explica un alto oficial del Ejército del Aire y del Espacio. Y con esa parábola automovilística trata de explicar la vigencia de los F-16. Ese avión diseñado en los años 70 para vigilancia y combate con otros cazas tiene hoy muy avanzadas capacidades de cazabombardero. Dependiendo de su año de adquisición, es un caza plenamente operativo.

Y es también más adecuado que el F-18 para la guerra de Ucrania, subrayan fuentes militares españolas. El F-18 que tiene España es un avión más marino (operable en portaaviones) y el F-16 propio de aeródromos terrestres.

Una veintena de países disponen de este avión. Entre ellas, Marruecos. En Europa, Polonia tiene 48 unidades (tres más que Portugal); Dinamarca, 70. Holanda algo más de 200 operativos. Son los principales poseedores de este caza... si no se cuentan otros dos que son además socios de la OTAN, Grecia con 170, y Turquía con 270, pero ninguno de estos dos países del Mediterráneo Oriental, por su propia situación de mutua tensión, están donando significativos lotes de armas a Ucrania.

Estas cuentas acerca de quién puede donar y por qué no sirven de mucho, sin embargo, para las fuentes consultadas. "Formar un piloto de caza es un proceso bastante más largo que entrenar a la tripulación de un carro Leopard", explica el mencionado alto oficial. Si Europa y Estados Unidos acceden a donar cazas F-16 sería porque hay pilotos ucranianos disponibles o a punto de serlo. Si no, es que se piensa en una prolongación de la guerra más allá de concluido este año 2023.