Viaje a Austria, Croacia y Eslovenia

Sánchez inicia la primera de cinco giras para preparar la presidencia española de la UE

El presidente visitará 15 países antes de julio para preparar un hito internacional que tendrá también peso en las elecciones generales de finales de año

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, interviene en el acto ‘El futuro de la autonomía estratégica de la UE’ organizado por la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia, en el Ministerio de Exteriores, a 6 de febrero de 2023, en Madrid (

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, interviene en el acto ‘El futuro de la autonomía estratégica de la UE’ organizado por la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia, en el Ministerio de Exteriores, a 6 de febrero de 2023, en Madrid ( / Eduardo Parra - Europa Press

Juan Ruiz Sierra

Juan Ruiz Sierra

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, despegará este jueves a primera hora de la base de Torrejón de Ardoz rumbo a la primera etapa hacia una meta que marcará la segunda parte de este año electoral: la presidencia española de la Unión Europea (UE), que comenzará en julio y durará un semestre, solapándose con los comicios generales, que salvo sorpresa tendrán lugar a mediados de diciembre. El jefe del Ejecutivo, que se mueve con comodidad en la arena internacional (mucho más que José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, por ejemplo) otorga una enorme importancia a este hito, explican sus colaboradores. Quiere preparar la presidencia lo mejor posible, así que ya ha empezado a programar sus giras por los estados miembros para conocer las opiniones de los presidentes y primeros ministros de los estados miembros ante las trascendentales cuestiones que tiene ante sí la UE. 

El viaje comenzará el jueves con visitas a Viena (Austria) y Zagreb (Croacia). El viernes estará en Liubliana (Eslovenia) y después volverá a España. Una gira relámpago que será la primera de otras cuatro como mínimo, con las que Sánchez visitará al menos 15 de los 26 integrantes de la UE, como preparación de una presidencia europea que los socialistas consideran que tendrá un peso importante en las generales de finales de año. 

Estas últimas semanas, marcadas por la división entre el PSOE y Unidas Podemos dentro del Gobierno, los socialistas insistían en que por muy virulento que fuese el enfrentamiento por la ley del ‘solo sí es sí’ y las rebajas de condenas a los agresores sexuales, Sánchez no contemplaba en ningún caso un adelanto electoral. Entre otros motivos, porque interesa llegar a las generales estando al frente del Consejo de la UE. 

Un momento propicio

La presidencia también llega en un momento especialmente propicio en el plano comunitario. Los comicios al Parlamento europeo tendrán lugar en 2024, así que España será el último país en ostentarla con capacidad para cerrar acuerdos durante todo un semestre antes de que acabe el actual mandato (después le tocará a Bélgica, pero tendrá mucha menos capacidad temporal para hacerlo, debido a la campaña a la Eurocámara), algo que en la Moncloa quieren aprovechar al máximo. Habrá muchos asuntos que se intentarán cerrar, la mayoría de ellos difíciles. 

Por ejemplo, una política común sobre migración y asilo. El pacto se lleva negociando desde hace dos años y medio, pero las posiciones entre los países miembros son muy distintas, algo que tendrá la oportunidad de comprobar Sánchez este jueves durante su entrevista con el canciller austriaco, Karl Nehammer, partidario de una línea más dura que la española. En la Moncloa admiten que será muy complicado que la presidencia culmine con un acuerdo europeo sobre este asunto. 

Otro de los grandes hitos del semestre español será la cumbre entre la UE y los países de América Latina que forman parte de la CELAC (la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe), una reunión que no se celebraba desde 2015 y que en esta ocasión tendrá lugar en Bruselas en julio. En este sentido, en el Gobierno señalan que una de las prioridades será aprobar nuevos acuerdos comerciales con países que hasta ahora no tenían este tipo de entendimientos con la UE. 

Y por supuesto, la invasión rusa de Ucrania, que en una fase u otra nadie duda de que seguirá estando ahí dentro de unos meses. Aquí hay mayor consenso que en las políticas de migración, pero Austria ha mantenido hasta ahora una posición tibia con Vladimir Putin, enviando ayuda humanitaria al país gobernado por Volodímir Zelenski, pero no armas. Con Croacia y Eslovenia, en cambio, España tiene más sintonía. 

Pero la gira de Sánchez, explican en la Moncloa, servirá precisamente para eso: escuchar las posiciones y problemas de cada país a través de entrevistas con sus presidentes o primeros ministros, con el objetivo de que cuando España ostente la presidencia europea, los acuerdos se puedan sellar.