Sustitución de la presidenta de la Cámara

Las vías reglamentarias para forzar el relevo de Laura Borràs en el Parlament

La oposición busca en el artículo 180 y en las normas de otras cámaras legislativas herramientas para imposibilitar el enroque de Junts

Laura Borràs, tras el acto de boicot.

Laura Borràs, tras el acto de boicot. / RICARD CUGAT

Xabi Barrena
Daniel G. Sastre
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El PSC piensa hacer todo lo posible para propiciar la sustitución de Laura Borràs como presidenta del Parlament. Los socialistas ven el caso, en el que Junts amenaza con enrocarse de nuevo para embarrar la vida institucional, como paradigmático del anquilosamiento que los enfrentamientos constantes entre ERC y Junts han provocado en el sistema político catalán. Por ello, ya están promoviendo alternativas que impidan a Borràs seguir bloqueando su relevo.

Visto que la expresidenta no quiere dimitir para dar paso a un sustituto, y visto que su partido de momento no la fuerza a tomar esa decisión, algunos grupos de la oposición se han puesto a explorar las posibilidades de hacerla caer sin su consentimiento. Y creen que han hallado vías tanto en el reglamento del Parlament como en las normas reguladoras de otras cámaras autonómicas del Estado.

En el primer caso, la vía de la que hablan los partidos -aunque fuentes parlamentarias afirman que nada se concretará al menos hasta la reunión de la Mesa del 5 de septiembre- es el artículo 180 del reglamento. Ese punto dice que la revocación de cargos elegidos o designados por el Parlament se puede iniciar "con una propuesta, firmada por tres grupos parlamentarios, que deben representar, como mínimo, a la tercera parte de los miembros" de la Cámara". "Esta propuesta debe ir acompañada de los motivos que la justifiquen y debe ser comunicada inmediatamente a los grupos parlamentarios y a la persona directamente afectada", continúa.

"Es una posibilidad", admiten fuentes de la oposición cuando se les pregunta si podría servir para que Borràs dejara de bloquear la presidencia del Parlament. Pero hay alternativas contempladas en otros reglamentos parlamentarios. La filosofía tras ellos es que "en una situación tan rocambolesca, tiene que haber mecanismos a disposición de los grupos para solventarla", y que el pleno que ha elegido a sus representantes institucionales también debe tener la capacidad de revocarlos.

Fase de estudio

En esta fase de estudio de posibilidades, la oposición ha detectado artículos interesantes en los reglamentos de cinco comunidades. El artículo 39.d del reglamento de las Baleares contempla entre los motivos de cese de los miembros de la Mesa del Parlamento el relativo a la "remoción del cargo, por negligencia notoria y grave en el cumplimiento de las obligaciones y los deberes del cargo, acordada por el pleno del Parlament por mayoría de tres quintas partes de los diputados".

"Hay partidos que han hecho un uso partidista y sesgado del reglamento del Parlament"

— Laura Borràs, expresidenta del Parlament

También un artículo del reglamento del Parlamento vasco, en concreto el 35.1.e, prevé que los miembros de la Mesa cesen en su cargo "por remoción del cargo acordada por el pleno de la Cámara por mayoría absoluta de los miembros que la integran. En Navarra también se prevé el cese del cargo de los miembros de la Mesa, incluida la presidencia, por razón de "cese o remoción del cargo acordado por el pleno de la Cámara por mayoría de tres quintos de los miembros que integran la misma".

Completan la lista el Parlamento asturiano, que incluso prevé que el cese del presidente u otro miembro de la Mesa se produzca "por remoción del cargo acordada por el pleno en caso de baja en el grupo parlamentario", y la Asamblea regional de Murcia, que contempla entre los motivos de cese del presidente de la Cámara el de la "remoción del cargo acordada por el pleno".

El aviso de Illa

El propio líder del PSC, Salvador Illa, quiso dejar claro que los socialistas no quieren para sí el cargo, y que aspiran solo al desbloqueo de la situación. Pero también recordó que existen "mecanismos" para relevar a la presidenta suspendida, como quieren todos los grupos -también Esquerra- excepto Junts. Los republicanos cierran la puerta a explorar pactos alternativos mientras apremian a sus socios a que agilicen la sustitución de Borràs.

Entre tanto, la expresidenta del Parlament sigue criticando a ERC. Este martes, en una conferencia en Prada de Conflent (Francia), cargó contra la principal apuesta de sus socios en la legislatura. Borràs dijo que la mesa de diálogo con el Gobierno "ha pasado de ser estéril a ser contraproducente, tras los acuerdos suscritos en el último encuentro”.