Reunión de los conservadores

Feijóo asume el estilo de Casado y no entiende "cómo España sigue en pie"

El líder del PP endurece el tono contra Sánchez y ve imposible "que recupere la iniciativa política"

Feijóo asegura que no usará las condenas del caso ERE como sí hizo Sánchez con el PP. / AGENCIAS / VÍDEO: ATLAS

3
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +
Paloma Esteban

Alberto Núñez Feijóo endureció este martes el discurso del partido contra Pedro Sánchez, al que ve ya incapaz de remontar las encuestas. El líder del PP reunió por última vez este curso a su comité ejecutivo y, con la sentencia de los ERE encima de la mesa, avisó a su contrincante de que no tiene nada que hacer aunque crea tomar impulso con sus cambios en el PSOE y en el Congreso. “Recuperar la iniciativa perdida es ya imposible. España no les escucha”, sentenció el político gallego ante los altos cargos de la formación y algunos de los barones autonómicos. Faltaron los más importantes: Juanma Moreno, Isabel Díaz Ayuso y Alfonso Fernández Mañueco. 

Al calor de los sondeos, que incluso el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sitúa ahora al partido conservador como primera fuerza, Feijóo aseguró que “hay un clamor en todos los territorios" que "pide rigor y seriedad para afrontar la situación actual, devolver el sentido común y la serenidad a la gestión pública”. “Lamentablemente, tenemos el peor Gobierno posible”, dijo el dirigente gallego, tildándolo de “débil, sectario e irresponsable”. “España afronta esta crisis con socialistas, sanchistas, yolandistas, pablistas, anticapitalistas, europeístas y antieuropeístas. Y todo ello aderezado con nacionalistas, soberanistas, antisistema y Bildu. Con este repertorio ideológico, no sé cómo España sigue en pie”, zanjó Feijóo tras afirmar que, en su opinión, “esta deriva estaba cantada”. En ocasiones parecía que estuviera hablando el mismo Pablo Casado, su antecesor, cuando asumía su perfil apocalíptico. Las formas son más suaves, el fondo se parece.

"No es el 'efecto Feijóo'"

A pesar del llamamiento a su partido de estar preparado para gobernar, el líder conservador pidió "no confiarse" porque aún no "han logrado nada", y envió un mensaje claro a los suyos: "No me conformo con que otros pierdan. Quiero convencer para ganar", aseguró, advirtiendo que "queda muchísimo trabajo por delante". "No es el 'efecto Feijóo", aseguró.

Y en ese contexto, el dirigente gallego recordó los planes que ha ofrecido al Gobierno en estos casi cuatro meses que lleva como líder del PP: el plan fiscal, para bajar los impuestos; su programa energético, para alargar la vida de las centrales nucleares, y también una “hoja de ruta de seguridad nacional” con el objetivo de que Sánchez pueda obviar a Unidas Podemos en materia de Defensa. “España no está para que cada propuesta útil de la oposición sea ignorada o despreciada”, se quejó.

Pide a su partido prepararse para gobernar: "Es un clamor en todos los territorios"


El dirigente conservador, en su intento de nublar el futuro a corto plazo y presentarse como salvador, lanzó la idea de que el Gobierno de Sánchez está escondiendo información a los ciudadanos y ha sugerido que ya está negociando “ajustes” con Bruselas, que congelará los sueldos de los funcionarios y faltará dinero para pagar las pensiones. Y también avisó de que es probable que Sánchez use "todos los resortes del Estado para frenar el cambio".

La sentencia de los ERE

Noticias relacionadas

Feijóo empezó su intervención ante el comité ejecutivo nacional con una referencia a la confirmación del Tribunal Supremo de la sentencia de los ERE en Andalucía, que afecta a los dos exdirigentes andaluces del PSOE José Antonio Griñán y Manuel Chaves. Feijóo señaló que es el escándalo de corrupción más importante de “la historia democrática de España” y pidió que el partido socialista tome “decisiones y depure responsabilidades”. Pilar Alegría, ministra de Educación y portavoz del PSOE, le respondió que el PP es el "único partido condenado por financiación ilegal".

Después de esto quiso subrayar que este caso no debe hacer olvidar que “la política es una actividad noble que gestionan gentes honestas”. “No voy a usarlo para desacreditar a todo un partido ni a toda la actividad política que se desarrolla en España. Sé que lo hicieron contra nuestro partido, que incluso el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo fue [llegó a la Moncloa] por una sentencia muchísimo menos grave que afectaba al PP [sobre la Gürtel] (…). Pero aunque lo sé, aunque lo sabemos, aunque nos consta, eso a mí no me va a condicionar, porque mi objetivo es no ser Pedro Sánchez”, remató.