Batacazo electoral

Vox intenta recolocarse en Andalucía como "vigilante" del PP para no caer en la irrelevancia

Olona asegura que será la líder de la oposición en aquellos asuntos en los que populares y socialistas se entiendan

La candidata de Vox, Macarena Olona, en la rueda de prensa analizando los resultados de las elecciones en Andalucía

La candidata de Vox, Macarena Olona, en la rueda de prensa analizando los resultados de las elecciones en Andalucía / Joaquín Corchero / Europa Press

2
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

La mayoría absoluta de Juanma Moreno en Andalucía ha desactivado a Vox. Ni la candidata ultra, Macarena Olona, ni los otros 13 diputados que ha cosechado el partido serán necesarios para que el PP gobierne. Y ante esta realidad, la de convertirse en un partido que no tenga capacidad alguna de influir en la política andaluza, la formación de extrema derecha ya está intentando recolocarse y otorgarse el papel de vigilante de Moreno. Olona ha tendido su mano al PP, aunque será totalmente innecesaria para los conservadores, y ha avisado que liderará la oposición en aquellas cuestiones en las que "haya un abrazo permanente entre el PP y el PSOE".

Vox sufrió este domingo uno de sus peores resultados electorales desde que en 2018 se estrenaran, precisamente, en Andalucía. La formación ultra logró dos escaños más que en los anteriores comicios, pero perdió casi 400.000 votos con respecto a los elecciones generales de diciembre de 2019. Es, por tanto, la primera vez el partido retrocede en las urnas. Y el fracaso resulta aún más doloroso ante la incapacidad de forzar su entrada en el Gobierno, como hicieron hace unos meses en Castilla y León y esperaban repetir ahora.

Este lunes, poco quedaba en el discurso de Olona de los mensajes en los que admitía los malos resultados tras terminarse el recuento de los votos a última hora del domingo. La candidata ha asegurado estar "muy satisfecha" por ser la tercera fuerza parlamentaria y por consolidarse como "alternativa". Ahora bien, con un PP que gozará de mayoría absoluta, el papel de Vox en el Parlamento será complejo. No podrá vetar ninguna norma, ni exigir la aprobación de otras o reclamar más dinero para tal o cual partida de los Presupuestos.

La supervisión

Noticias relacionadas

Ante ese escenario, Olona se ha reivindicado como "la oposición en todos esos puntos de consenso que mantienen un abrazo permanente al PP y al PSOE y que se alejan del bienestar de los ciudadanos". En concreto, ha señalado que defenderán la reducción drástica del gasto política, la defensa de la seguridad en las calles, que las familias estén en el foco de las políticas públicas... En definitiva, estarán "muy vigilantes para que el ejercicio del Gobierno desde luego sea la mejor versión de sí mismo". Aún así, su capacidad de acción será muy limitada.

"Lo importante no es 14 o 20 escaños si no que se hacen con ellos. Igualmente que se hace con una mayoría absoluta. Tenemos ejemplos de mayorías absolutas que desde luego se ha desperdiciados por completo"; ha continuado Olona, restando importancia a que sus expectativas de alcanzar 20 parlamentarios hayan acabado muy desinfladas e insistiendo en la necesidad de controlar a Moreno.