Tras repetir el juicio

La justicia belga decide no extraditar a Valtonyc a España

  • Es el el último episodio de la travesía judicial del rapero mallorquín en Bélgica

Josep Miquel Arenas, Valtònyc, en el Tribunal de Casación de Bélgica, el 11 de enero de 2022.

Josep Miquel Arenas, Valtònyc, en el Tribunal de Casación de Bélgica, el 11 de enero de 2022. / ACN

1
Se lee en minutos
Europa Press

La justicia belga ha decidido este martes que no extraditará al cantante balear Josep Miquel Arenas, más conocido como Valtonyc, tras volver a estudiar su caso después de que el Tribunal de Casación ordenara repetir el juicio por injurias a la Corona.

El tribunal de Apelación de Gante, con una nueva composición, ha analizado si la ley belga es aplicable al delito de injurias a la Corona después de descartar la entrega por el delito de amenazas y el enaltecimiento de terrorismo. Esta resolución puede ser el último episodio de la travesía judicial del rapero mallorquín en Bélgica.

Aunque sigue abierta la vía para otro recurso de casación, distintas fuentes judiciales ven "altamente probable" que el caso acabe en Gante.

Hasta ahora, los tribunales belgas han rechazado en dos ocasiones su extradición a España, sin embargo el Tribunal de Casación estimó el recurso de la Fiscalía belga y ordenó repetir el juicio para comprobar si se dan las condiciones y hay argumentos para rechazar la entrega.

Cuatro años de periplo

El rapero llegó a Bélgica en 2018 cuando huyó de España después de que la Audiencia Nacional confirmase la pena de prisión a tres años y medio por los delitos de injurias a la Corona, enaltecimiento del terrorismo y amenazas.

Noticias relacionadas

El Tribunal de primera instancia de Gante decidió en 2018 no extraditar al cantante al considerar que las letras de las canciones se enmarcaban en la libertad de expresión, una sentencia que ha confirmado el Tribunal de Apelación en dos ocasiones.

El caso se ha alargado cuatro años, por los retrasos a los que ha obligado la pandemia y porque el Tribunal de Apelación de Gante ha elevado el caso, primero ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y después ante el Constitucional belga.