La trama rusa del 'procés'

Puigdemont admite los contactos con un enviado ruso antes de la DUI

Según su oficina, rechazó los ofrecimientos por "inconvenientes y poco creíbles"

Varios partidos piden explicaciones y el PSC ve "muy grave" la reunión

Puigdemont saluda a Víctor Terradellas en el Parlament, en febrero del 2017. 

Puigdemont saluda a Víctor Terradellas en el Parlament, en febrero del 2017.  / RICARD CUGAT

2
Se lee en minutos
El Periódico

La oficina de Carles Puigdemont admitió este lunes que el 'expresident' se reunió con un supuesto emisario del presidente ruso Vladímir Putin el día antes de la declaración unilateral de independencia de 2017. Puigdemont asume así por primera vez este encuentro, desvelado el domingo por EL PERIÓDICO.

Según explicaron estas fuentes a la ACN, Puigdemont rechazó los ofrecimientos por "inconvenientes y poco creíbles". Antes, el 'expresident' se había negado a dar su versión a este diario. El juez de Barcelona Joaquín Aguirre interrogará este miércoles a Víctor Terradellas, el enlace entre Puigdemont y el exdiplomático y empresario ruso Nikolay Sadovnikov, para conocer las actividades de su fundación, CatMón.

La reunión se convirtió este lunes en uno de los principales temas de conversación políticos del país, y suscitó reacciones en varios partidos. El PSC quiso conducirse con gran "prudencia", pero su viceprimera secretaria de Organización, Lluïsa Moret, anunció por la mañana que, si ese encuentro tuvo lugar, los socialistas catalanes lo verían "muy grave". A última hora de la mañana se produjo la confirmación de la oficina del 'expresident'.

"No nos queremos adelantar, queremos tener más elementos para tomar una posición. Lo que estamos haciendo nosotros es intentar conocer mejor la situación y tener más elementos de juicio. Pero si se confirma, es un hecho grave", insistió Moret. A la espera de más explicaciones, la dirigente socialista no quiso ir más allá en el análisis del encuentro entre Puigdemont y Sadovnikov, que se produjo en la Casa dels Canonges, un edificio anexo al Palau de la Generalitat.

El PSOE, como el PSC, pidió al expresidente de la Generalitat que dé más explicaciones sobre el contenido de su conversación. "No soy yo quien pueda contar esa información, tendrá que ser Puigdemont", dijo el portavoz del PSOE, Felipe Sicilia.

Explicaciones de Aragonès

En Ciudadanos fueron bastante más lejos, y su líder en el Parlament, Carlos Carrizosa, pidió al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que dé explicaciones sobre los contactos de Puigdemont, y también exigió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que no se reúna con Aragonès hasta que la Generalitat no haya aclarado la cuestión.

Sánchez y Aragonès tienen un encuentro pendiente después de que el presidente español aceptara reunirse con el catalán tras desvelarse el caso de espionaje al independentismo, además de los pinchazos a los teléfonos del propio Sánchez y de la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Noticias relacionadas

"Este intento de desestabilizar España nos indigna absolutamente y demuestra hasta qué punto está dispuesto a llegar el separatismo catalán", añadió Carrizosa.

Los partidos independentistas restaron importancia a la reunión. El secretario general de Junts, Jordi Sànchez, aseguró que "este relato de los 10.000 rusos que nos vendrían a ayudar, de la alianza con Rusia y la trama catalana rusa es una invención sin ninguna base". La 'consellera' de Presidència, Laura Vilagrà (ERC), dijo que no tiene conocimiento de la reunión y que quiere mantenerse "muy lejos de todo el entramado de tramas rusas".