Petición al Ayuntamiento

El Síndic de Barcelona propone dar a los jóvenes espacios en la ciudad para hacer botellones

  • La propuesta parte de la supuesta premisa que se trata de una práctica que ha existido desde siempre y que persistirá en el futuro, una lectura que aconseja afrontarla con políticas de reducción de daños

Botellón, tras la apertura de las discotecas, en el Born de Barcelona.

Botellón, tras la apertura de las discotecas, en el Born de Barcelona. / Jordi Otix

3
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

El Síndic de Greuges de Barcelona, David Bondia, y la adjunta al Síndic, Eva Garcia, proponen asignar espacios de la ciudad para hacer botellones. Es la principal conclusión del informe 'Fenómeno del botellón en la ciudad de Barcelona. Perspectivas desde la juventud', elaborado por la propia sindicatura, que defiende aplicar una política de reducción de daños ante una problemática que "no va a desaparecer".

Según defienden Bondia como para Garcia, los botellones han existido "desde siempre" en Barcelona. Y, para la sindicatura, así seguirá siendo "en el futuro". Una premisa que, sin embargo, parece despreciar el hecho de que los problemas vinculados a esta práctica anteriores a la pandemia han sido más bien escasos en la ciudad. Sí hay hemeroteca de incidentes vinculados al botellón en ciudades como Madrid pero apenas existen menos noticias sobre el asunto en la capital catalana. A partir de las restricciones decretadas para contener el auge de contagios, en especial la que obligó a cerrar los locales de ocio nocturno, sí se sucedieron las concentraciones de jóvenes en espacios públicos para consumir alcohol –una práctica prohibida por la ordenanza pública de la ciudad– y entonces se convirtió en un problema que vivió su episodio de máxima tensión durante las fiesta de La Mercè a finales del pasado mes de septiembre en la plaza de España. Decenas de personas resultaron heridas, varias de ellas por arma blanca, y duros enfrentamientos con la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra se reprodujeron al final de los días grandes de la festividad barcelonesa. O de las dos noches grandes, mejor dicho.

La política de reducción de daños que aconseja adoptar la sindicatura se basa sobre todo en la asignación de espacios públicos para este fin. Es decir, que el Ayuntamiento conceda a los jóvenes lugares para poder hacer botellones en lugar de enviar a la Guardia Urbana para impedirlos. Se trata de una iniciativa que, según admite Bondia, resulta "contradictoria" dado que podría interpretarse como un respaldo al consumo de alcohol entre menores de edad. Pero prohibir los botellones o afrontar la problemática desde un abordaje exclusivamente policial supone una "pérdida de esfuerzos" que no resuelve la cuestión, remarcan tanto él como García. Y además se pierde la posibilidad de usar esas celebraciones como escenarios de contacto en los que aplicar estrategias socioeducativas.

Noticias relacionadas

Sobre cómo deberían ser estos 'botellódromos', Bondia aclara que no han pensado en ningún lugar en concreto porque para que resultara efectivo debería contarse con la opinión de los jóvenes al escogerlo. Lo que sí ha meditado el Síndic de Barcelona es que el proyecto ha de contar con urinarios públicos y con sistemas de recogida de la basura que generan estas concentraciones, también han de disponer de puntos lila –de prevención de agresiones sexuales– y de puntos de pedagogía sobre los temas de los problemas que comporta el exceso de consumo de alcohol y de drogas.

El informe de la sindicatura, de cien páginas, con decenas de referencias académicas y con un trabajo de investigación de campo, ha sido entregado a la alcaldía y a la tenencia de alcaldía de Prevención y Seguridad y este jueves será presentado en la segunda reunión de la 'Mesa ciudadana por una noche cívica y segura' con el objetivo de aportar propuestas al debate sobre el abordaje de los botellones. "Nos han dicho que repartirán el informe en esta mesa pero no sabemos nada más sobre qué les ha parecido", ha avanzado Bondia.