Nuevos liderazgos

Cuixart deja la presidencia de Òmnium para dar paso a nuevos liderazgos soberanistas

  • El líder soberanista señala al filósofo Xavier Antich como sucesor

Marcel Mauri y Jordi Cuixart.

Marcel Mauri y Jordi Cuixart.

2
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

Jordi Cuixart deja paso y pone fin a su presidencia en Òmnium Cultural más de seis años después. Convencido de que el futuro del soberanismo pasa por nuevos liderazgos, señala al filósofo Xavier Antich como sucesor, aunque esto dependerá de los socios de la entidad, que darán o no su plácet en una asamblea el 26 de febrero. Cuixart se va con los deberes hechos y la promesa cumplida, y con un mandato ejercido mayoritariamente entre rejas. Su propósito al asumir el encargo, en 2015, era impulsar un referéndum y, después de su consecución, ya en prisión, salir de ella siendo presidente de la entidad. Lo consiguió en junio de 2021 tras ser indultado.

El 'cuixartismo' permanecerá en la entidad, pero el liderato de Antich define una nueva etapa marcada por la pandemia y la falta de una hoja de ruta común en el independentismo. Marcel Mauri, quien asumió las funciones públicas de Cuixart sin acaparar su cargo fuera de prisión durante más de tres años, también abandona la dirección. Y Antich, avalado por sus predecesores, se propone cuidar su legado pero con nuevos retos como la defensa del catalán.

"Cuixart predica con el ejemplo. Hacen falta nuevos liderazgos y las ideas de 2017 no sirven para 2022", opinan desde Òmnium Cultural, y aseguran que seguirá presente, en segundo plano, como activo clave en la cotidianidad, y descartan que dé un paso a la política institucional. Destacan el tridente que formaban Cuixart, Mauri y Antich, quienes estrecharon relaciones tras la entrada del último en la entidad cuando el primero ya estaba encarcelado.

Un relevo pactado

Pese a la sorpresa que causó el anuncio de Cuixart en los micrófonos de RAC-1, el relevo entraba desde hacía años entre los planes de Òmnium Cultural. Desde mayo de 2018, cuando la Guardia Civil registró por segunda vez la sede de Òmnium Cultural en el marco de la investigación sobre la financiación del 1-O, el temor a represalias judiciales para Mauri propició un debate interno en busca de sustitutos. 

El también escritor y profesor universitario, ganó enteros por su trabajo discreto pero ingente, artífice de ideas y discursos que más tarde se convertirían en una campaña por la amnistía y en la escuela de formación 'antirepresiva' Guillem Agulló. 

Noticias relacionadas

Calificado por su entorno como una "bestia intelectual", de él destacan su claridad en la exposición de hilos argumentales, con sus dotes de profesor de la Universitat de Girona y gracias a su bagaje cultural, siendo presidente de la Fundació Tàpies. Su trayectoria es larga. Doctor en Filosofía, ha ejercido como profesor en varias universidades y su obra 'El rostro del otro. Paseo filosófico por la obra de Emmanuel Lévinas' le valió en 1992 el premio Joan Fuster de ensayo. Muy conectado con el mundo de la cultura, formó parte del primer Consell Nacional de les Arts i la Cultura de Catalunya y figuró en los patronatos del Institut d'Humanitats de Barcelona y de la Fundació Enciclopèdia Catalana.

Cuixart espera que su marcha propicie también un cambio de caras en el abanico independentista y que nuevas apuestas propicien una unión que por ahora no se vislumbra.